monturque

La obra de mejora de la calle Rafael de Lara descubre otra cisterna de origen romano

  • El depósito de agua ha sido datado entre los siglos I y II y tiene seis metros de profundidad

Teresa Romero y Maximiano Izquierdo revisan la intervención. Teresa Romero y Maximiano Izquierdo revisan la intervención.

Teresa Romero y Maximiano Izquierdo revisan la intervención. / el día

El diputado provincial de Cooperación con los Municipios, Maximiano Izquierdo, visitó ayer las obras de la calle Rafael de Lara de Monturque, actuación incluida dentro del Plan Plurianual de Inversiones de la institución, que han dejado al descubierto una cisterna romana de seis metros de profundidad. Se trata de un gran depósito de agua datada provisionalmente entre el siglo I y II, "único en el país" y que viene a completar el gran patrimonio hidráulico romano que atesora el municipio de Monturque, según informó ayer la Diputación de Córdoba.

La cisterna se encuentra "en perfecto estado de conservación" y ahora el Ayuntamiento y la Diputación están trabajando junto a la Junta de Andalucía para su puesta en valor, conservación e integración en el desarrollo de las obras. "Sin duda, se trata del descubrimiento de un patrimonio único y muy escaso en nuestro país que hay que conservar y poner en valor", subrayó Izquierdo.

La regidora del municipio, Teresa Romero (PSOE), valoró por su parte muy positivamente las actuaciones llevadas a cabo tanto por parte de la Diputación de Córdoba como por parte de la Junta de Andalucía. "Nuestro objetivo es desarrollar las obras de la calle Rafael de Lara con una correcta integración de esta nueva joya de la ingeniería romana que hemos tenido la fortuna de encontrar, y que sin duda supone un nuevo atractivo patrimonial y turístico que se suma al que ya tiene Monturque", manifestó.

Estos restos se suman a la gran cisterna que se encuentra bajo el cementerio del pueblo, descubierta casualmente en 1885 con motivo de unas obras de ampliación del pequeño camposanto que existía junto a la parroquia de San Mateo. Se trata de una obra de gran monumentalidad, clara manifestación de una forma de vida altamente urbanizada, que tendería fundamentalmente a la recaudación y almacenamiento del agua de lluvia, con una capacidad de unos 850.000 litros. Esta gran cisterna le ha hecho al cementerio de Monturque merecedor de su inclusión en la red europea de camposantos singulares, junto a otros mundialmente conocidos como el de Père-Lachaise, de París.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios