Las denominaciones de origen son las que más fondos reciben para promoción

  • Los siete marcos reguladores ingresan el 37,2% de las subvenciones concedidas por la Junta

  • Agricultura asegura que la naranja tiene que contar con un marchamo de calidad

Una de las catas dirigidas de la denominación de origen de Priego de Córdoba. Una de las catas dirigidas de la denominación de origen de Priego de Córdoba.

Una de las catas dirigidas de la denominación de origen de Priego de Córdoba. / LAURA SERRANO

Son siete las denominaciones de origen (DO) de la provincia de Córdoba: cuatro de aceite -Baena, Priego, Montoro-Adamuz y Lucena-; el vino Montilla-Moriles y los ibéricos de Los Pedroches. La de Córdoba es, además, la provincia andaluza con mayor número de marcos reguladores y, a la postre, la que mayor número de ayudas recibe para su promoción por parte de la Junta. Según los datos facilitados por la Delegación de Agricultura, estas siete denominaciones de origen recibieron el año pasado el 37,2% de estos incentivos para su promoción en el mercado interior de la Unión Europea. Tras Córdoba, según los mismos datos, se encuentran los marcos de Cádiz (28,6%), Granada (10,3%), Huelva (9,2%), Jaén (5,8%), Málaga (5,6%) y Sevilla (1,7%). Al detalle, se han concedido ayudas por valor de 380.118 euros a los consejos reguladores de Córdoba para financiar unas actuaciones cuyo presupuesto supera los 633.000 euros.

El delegado de Agricultura, Francisco Zurera, destaca la importancia y la calidad de los productos que amparan estos marcos y asegura que "gracias a los productos de calidad el nombre de Córdoba se conoce y reconoce internacionalmente". Subraya también "la labor de internacionalización de los productos acogidos a denominaciones que actúan como embajadores de la provincia". Para Zurera, Andalucía y Córdoba "son la envidia en seguridad alimentaria y, por ello, nuestros productos compiten en el mundo con un marchamo de calidad". "Esta diferenciación en la calidad representa una garantía", insiste.

El delegado también hace referencia a la convocatoria de 2017 que la Consejería de Agricultura ha aprobado y que contempla más de 3,2 millones de euros de ayudas para la promoción de estos productos y anota que se trata de una partida que ha registrado un aumento de 200.000 euros respecto a la anterior. Entre los beneficiarios de este tipo de incentivos se encuentran los consejos reguladores y federaciones de entidades agroalimentarias y asociativas agrarias sin ánimo de lucro, así como fundaciones y organizaciones empresariales del sector agrario en Andalucía que participen en programas de calidad reconocida. Zurera indica que este incremento en la cuantía se traduce en la subida de hasta el 70% para el plan de promoción que presente cualquier denominación de origen. A su juicio, este incremento "es fruto del trabajo y el alto consenso alcanzado con el sector durante su tramitación y del interés de ambas partes en la internacionalización de los productos". Con ello, continua, "se espera que repercuta favorablemente en el aumento de las exportaciones".

A la espera de los datos de esta convocatoria, el delegado de Agricultura recuerda el último Plan de Desarrollo Rural de Andalucía y anota las ayudas concedidas a los marcos reguladores de la provincia. En primer lugar se encuentra la denominación de origen de aceite de Priego de Córdoba, que recibió algo más de 1,1 millones de euros, mientras que el marco del vino de Montilla-Moriles se llevo más de un millón de euros. El marco reguladores del aceite de Baena, por su parte, recibió 653.840 euros, mientras que el de Montoro-Adamuz 242.249 euros y el de Lucena 131.614 euros. La denominación de origen de los productos ibéricos de Los Pedroches obtuvo 639.207 euros. Con todo ello, los marcos reguladores recibieron algo más de 3,7 millones de euros en el citado último plan.

Junto a las denominaciones de origen, la provincia también cuenta con dos Indicaciones de Geográficas Protegidas Vinos de la Tierra -Córdoba y Villaviciosa de Córdoba- y otra de bebida espirituosa, que es el Anís de Rute. A todas ellas se podría sumar la denominación de origen de la naranja de Palma del Río. Se trata de un proyecto en el que trabaja ahora el Ayuntamiento palmeño. Al respecto, el delegado de Agricultura afirma que "la naranja tiene que tener una denominación de origen o una indicación geográfica protegida porque "producimos una naranja de calidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios