El Santo Domingo cierra para adaptar sus servicios a las demandas del cliente

  • El hotel no abrirá sus puertas hasta dentro de cuatro semanas

El Hotel Santo Domingo, situado en pleno centro de Lucena, cerrará sus puertas el próximo 8 de enero para realizar reformas con el fin de "adaptar todas sus dependencias a las necesidades que un complejo de cuatro estrellas, como el caso del Santo Domingo requiere", detalló su gerente, Pablo Méndez-Trelles. Desde que el pasado mes de septiembre, cuando este hotel pasó de manos de la cadena Husa a la firma MS, las intenciones de su actual gerencia y de la nueva compañía "son las de cambiar la imagen de este edificio", según insistió Méndez-Trelles, algo que "numerosos clientes han demandado en los últimos tiempos, ya que a día de hoy no cuenta con las exigencias que un hotel de estas características necesita y precisa", dijo.

Por ello, entre las primeras modificaciones que ya se han realizado está la de su servicio de restauración. "Nos hemos traído unos jefes de cocina nuevos y se nota mucho en la calidad del restaurante", relató el gerente, quien subrayó que "cuando les contamos a nuestros clientes que vamos a sustituir todo lo que esté deteriorado por elementos nuevos, se van con una satisfacción que no es la que tienen cuando llegan y ven el estado del hotel". Así, esta transformación, que durará en torno a cuatro semanas, tiene como principal objetivo "recuperar los clientes que en los últimos tiempos ha perdido este hotel", no sólo a la hora de pernoctar en las instalaciones, sino para los "muchos ciudadanos que se acercaban a tomar un café o a disfrutar de la cocina, que también habían dejado de visitar el Santo Domingo", resaltó. El gerente dijo que "estructuralmente no hay que tocar nada, puesto que se encuentra en perfectas condiciones"; no obstante, se va a instalar la red inalámbrica wi fi, a cambiar los colchones y los somieres de las habitaciones, así como los televisores. Además, se transformarán zonas internas como la cocina y los almacenes y también se adquirirá un nuevo toldo para el patio, así como el mobiliario del restaurante y del bar, por lo que Méndez-Trelles afirmó que será "un cambio espectacular".

A pesar de la "necesidad de estos cambios", como mantiene el gerente, este hotel ha rondado durante todo el pasado año el "70 por ciento de su ocupación total", en unas instalaciones que cuentan con dos plantas y que disponen de 30 habitaciones -24 de ellas dobles, cuatro individuales y dos suites-. Los meses de más clientes fueron "abril, mayo y septiembre".

La reforma en el Santo Domingo llega días después de que el sector haya dado a conocer su malestar por el descenso la ocupación hotelera en la localidad "en aproximadamente un 20 por ciento". Las causas, según manifiestan la mayoría de los empresarios, "se deben a la puesta en servicio de la Autovía de Málaga (A-45), que ha hecho que Lucena haya dejado de ser una ciudad de paso para los viajeros".

El cotillón de Nochevieja organizado por la cofradía del Huerto fue el último evento celebrado en este hotel antes de su cierre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios