Piedra y Cal exige la rehabilitación de la ermita de San Antonio

  • El colectivo reclama las actuaciones al Obispado de Córdoba y al Ayuntamiento

La Asociación Piedra y Cal para la Defensa del Patrimonio Histórico de Pozoblanco ha pedido al Obispado de Córdoba y al Ayuntamiento de la ciudad que busquen una solución consensuada ante el "deterioro progresivo" que sufre la ermita de San Antonio y Santa Marta y su entorno. El colectivo convocó ayer un desayuno con chocolate y dulces típicos de la zona en la puerta de esta ermita, que se encuentra cerrada al culto desde el 12 de octubre de 2006 tras producirse un desprendimiento de parte de la cubierta.

La vicepresidenta de Piedra y Cal, Teresa León, leyó un manifiesto en el que este colectivo destaca que la ermita, protegida por su singularidad en el Catálogo General del Patrimonio Andaluz, "está más pendiente de un milagro que de las instituciones que deben dar respuesta a su defensa y recuperación".

Igualmente, en el manifiesto se anima a los pozoalbenses a "no echar en el olvido el escaso pero sentimental patrimonio que aún se conserva en la ciudad" y a reivindicar una solución al estado de la ermita, "que ante la dejadez que sufre está siendo atacada con pintadas en su fachada, y sufriendo otros actos vandálicos", precisaron desde el colectivo.

Por su parte, el presidente de Piedra y Cal, Antonio Fermín Morillo, se mostró satisfecho por la acogida que tuvo este acto reivindicativo y recordó que la asociación "ha dado ya varias veces la voz de alarma del riesgo de que la ermita se venga abajo en los medios de comunicación y en la publicación que editamos".

Morillo puso de relieve que la ermita, que es la más antigua del municipio y que data del siglo XVI, "está cargada de historia, pues en ella se reunía, en determinadas ocasiones, el concejo de regidores de las Siete Villas de Los Pedroches", a la vez que subrayó que "es un lugar de devoción, cargado de historia y de recuerdos y que conserva su estilo original de iglesia serrana a pesar de algunas reformas". Este edificio data del siglo XVI y se restauró en el XVII. Se ubica a las afuera de la ciudad y es de una sola nave y sin crucero, con cuatro arcos apuntados y con capiteles sobre los pilares a modo de cornisa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios