La Junta declara Bien de Interés una antigua posada del siglo XVIII

  • Cultura inscribe el inmueble en el Catálogo del Patrimonio Histórico

La Junta de Andalucía ha iniciado el procedimiento para inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural (BIC) con la tipología de interés etnológico, la antigua Posada de la Tía Engracia de Hornachuelos.

Pese a todo, este expediente llega con cuatro años de retraso. En 2004, la comisión provincial de patrimonio de la Delegación de Cultura aprobó por vía de urgencia la solicitud para declarar BIC este enclave de Hornachuelos. En aquella época, Cultura insistía en la urgencia de su protección en el peligro de ruina que presentaba el inmueble, totalmente abandonado por sus propietarios y cerrados desde hace más de 20 años.

Ahora, la Consejería de Cultura insiste en la importancia de este inmueble que está situado en pleno casco histórico de Hornachuelos y que fue posada de arrieros al menos desde el siglo XVIII. El expediente de la Junta destaca que "se trata de un inmueble sencillo representativo de la arquitectura vernácula de Hornachuelos" compuesto por unas cuadras, un pajar y habitaciones de huéspedes jerárquicamente dispuestas. "Constituye el único ejemplo en pie del conjunto de posadas del municipio y de toda la comarca de la Vega del Guadalquivir", cuyos municipios escoltaban el antiguo camino entre Córdoba y Sevilla.

A pesar de que a mediados del siglo XX la posada se reconvirtió en una casa de vecinos, las transformaciones del inmueble son escasas y respetan en gran medida su concepción original. De hecho, tan sólo se añadió la construcción de una cocina de carbón en la zona Norte -conocida como la cocina de la Tía Engracia- y un aseo moderno en el segundo patio.

La edificación está realizada con gruesos muros de carga de tapial de tierra y ladrillos, enlucidos de cal tanto en su fachada como en el interior. Precisamente, la fachada es sobria, con una cubierta de teja árabe y una bella hilera de pequeños azulejos cuyos iconos figurativos y colores los sitúan en el siglo XVIII.

La posada de la Tía Engracia está cargada de historia sentimental para los vecinos de Hornachuelos, ya que en su interior localizan multitud de leyendas locales. Una de ellas apunta a que el origen del inmueble es un antiguo monasterio del siglo XVI.

Hace cuatro años, el Ayuntamiento de Hornachuelos estudiaba la compra del inmueble, ya que sus actuales propietarios estaban dispuestos a venderlo. En principio, el proyecto municipal pasaba por localizar en el interior de la Posada de la Tía Engracia un punto de información turística o por el contrario el primer museo etnográfico de la localidad. A partir de ahora, las estimaciones municipales pasan por una toma de decisiones rápida, ya que el edificio está en riesgo de ruina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios