La familia de José Reyes anuncia nuevas protestas tras reunirse con López Garzón

  • El hijo de la víctima asegura que no le han convencido las explicaciones del delegado del Gobierno y que se parecen mucho a las que les dio Jesús María Ruiz

Las explicaciones del delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, no han satisfecho a la familia de José Reyes, el hombre de 51 años de Bujalance que murió el pasado noviembre por disparos de R. H. C. de 28 años, -en busca y captura tras fugarse durante un permiso penitenciario en 2005-, por lo que han decidido convocar nuevas movilizaciones.

El hijo de la víctima explicó que el delegado del Gobierno le recibió ayer en Sevilla, les atendió "con amabilidad, pero sus argumentos y explicaciones con respecto a por qué no se había apresado antes" al presunto autor de la muerte de su padre "fueron similares a las que ya ofreció el subdelegado del Gobierno en Córdoba", Jesús María Ruiz, cuya dimisión ya han pedido. Reyes dijo no dudar de que la Guardia Civil haya intentado en más de una ocasión detener al delincuente prófugo antes de que matase a su padre, "pero lo cierto es que no parece que se hiciera todo lo que se podía", y por eso la familia ya presentó el pasado 2 de diciembre una denuncia en el Juzgado de Montoro.

El hijo del fallecido aseguró que con todos los apoyos que pueda recabar, piensa "plantarse ante la Subdelegación del Gobierno en Córdoba pidiendo la dimisión del subdelegado, para exigir justicia y que se depuren responsabilidades", mediante una acción para la que no se ha puesto fecha, aunque será a partir del 15 de diciembre.

Hasta ahora la familia de José Reyes ha contado con el respaldo y el asesoramiento de la Federación de Asociaciones Culturales Cristianas de Andalucía (Facca), cuyo director, Luis Guillermo Cortés, también demandó ya que se asuman responsabilidades por este caso. A este respecto, Cortés explicó que el presunto autor de los hechos, "durante todo el tiempo que estuvo en busca y captura, era conocido que residía en Bujalance, bien en casa de su madre o, a partir de 2007, en una cochera municipal que había ocupado, pero las fuerzas de seguridad no hicieron nada al respecto, como tampoco lo hizo el Ayuntamiento, por miedo a las posible represalias" de R. H. C. [alias Rafi] o de sus familiares.

El presunto asesino, que huyó de Bujalance el mismo día de la reyerta, fue detenido por la Guardia Civil el pasado 28 de noviembre en Andújar (Jaén), provincia en la que el pasado 18 de noviembre ya fue arrestado pero logró escapar de los agentes que lo capturaron, aunque "mucho antes", según recordó el director de Facca, "en concreto el 3 de septiembre de 2007, ya se levantó un acta en la Junta Municipal de Seguridad de Bujalance donde se hicieron constar las fechorías realizadas por este hombre y comunicándolo a las fuerzas de seguridad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios