Corpus, una fiesta de luz y color

  • Valenzuela y Carcabuey adornan sus calles con alfombras de serrín de colores para honrar el paso de la custodia. Asociaciones y vecinos trabajan durante toda la noche para mantener la tradición

Un quinteto de cuerda actúa en Valenzuela. Un quinteto de cuerda actúa en Valenzuela.

Un quinteto de cuerda actúa en Valenzuela. / El Día

El día del Corpus es luz y es color. Sobre todo en Valenzuela y en Carcabuey, donde vecinos y asociaciones se afanan durante toda la madrugada del sábado para tener preparadas las alfombras de serrín de colores con las que honran el paso de la custodia al final de la tarde del domingo. En Valenzuela, cuyo Ayuntamiento trabaja por que esta tradición sea declarada de Interés Turístico por parte de la Junta de Andalucía, estos tapices alcanzan los dos kilómetros de extensión y los cinco metros de anchura, como explica su alcalde, Antonio Pedregosa (PP).

Hasta ocho toneladas de serrín traído de carpinterías de Lucena se emplean para crear estas obras de arte efímeras, cuyas geometrías adornan seis calles del municipio siguiendo el recorrido circular que completa la procesión del Corpus. El trabajo empieza en la noche del sábado, cuando a partir de las 23:00 el Ayuntamiento procede al corte del tráfico rodado en el centro del municipio. Los vecinos empiezan entonces a colorear las calles Monte Calvario, Ancha, Porcuna, Nueva, Feria y Baena, una labor que dura toda la noche hasta que, al amanecer, la luz de este sol de junio -más propio del estío que de la primavera- empieza a descubrir las cenefas. "El resultado es espléndido", valoró el regidor.

La fiesta dura en realidad todo el fin de semana. El sábado por la noche, el Consistorio valenzoletano inauguró un banco de cerámica en la céntrica plaza del Corpus, un trabajo de pura artesanía elaborado por Carmen Gómez y Pedro López; sus ocho caras ilustran los monumentos y las tradiciones locales, entre las que, claro está, se encuentra el Corpus. La obra está rematada por una réplica de la cúpula del Calvario, un trabajo en forja de artesanos de Arjonilla.

En Carcabuey, la procesión del Santísimo Sacramento también se desarrolla sobre coloridas alfombras de serrín, una labor que desde hace 45 años coordina la Asociación Cultural Cabalgata de Reyes Magos. Su presidente, Francisco Martos, explica que son diez las calles que se adornan -Virgen, Castillo, Pilar, Las Parras, Alta, Baja, Santa Ana, Majadilla y San Felipe-, todas aquellas por las que transcurre la procesión.

En torno a 300 personas se vuelcan con esta tradición que tiñe la localidad de la Subbética de cinco colores: verde, amarillo, naranja, azul y rojo. En entornos más amplios como la plaza de España, para crear dibujos más elaborados -este año reivindican la paz contra el terrorismo-, los organizadores también emplean sal, que tiñen con productos de andar por casa para "sacar otros colores"; con polvo de cacao, por ejemplo, este año han obtenido el marrón, describe Martos. La procesión parte a las 19:30 de la parroquia de la Asunción. Participan los niños que han hecho en 2017 la primera comunión y representantes de todas las hermandades del municipio, que a su paso desdibujan las coloridas alfombras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios