Tres montajes lideran el palmarés de unos Max muy repartidos

  • 'Un enemigo del pueblo', 'Pequeños paraísos' y 'Marat-Sade' logran tres estatuillas cada uno en la gala de premios de las artes escénicas españolas, celebrada en Sevilla

Las producciones Un enemigo del pueblo, Pequeños paraísos y Marat-Sade fueron las obras que más distinciones, tres cada una, recibieron ayer en la gala de entrega de los XI Premios Max, celebrada en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. Un enemigo del pueblo fue galardonada con los premios a la Mejor Composición Musical, Mejor Adaptación de Obra Teatral y Mejor Actor Protagonista -Francesc Orella-. Pequeños paraísos recibió los Max al Mejor Espectáculo Infantil, Mejor Figurinista -Elisa Sanz- y Mejor Escenografía. Por último, Marat-Sade fue distinguida con los trofeos al Mejor Espectáculo de Teatro, Mejor Director de Escena -Andrés Lima- y Mejor Empresario o Productor Privado -Animalario-.

Marat-Sade, una producción de la compañía Animalario y el Centro Dramático Nacional, se alzó con el premio al Mejor Espectáculo de Teatro imponiéndose a Bebé y Plataforma. Estrenado en febrero del año pasado en el Teatro María Guerrero, Marat-Sade puso en escena la adaptación que hizo Alfonso Sastre de este clásico contemporáneo de Peter Weiss y que estrenó en 1968 Adolfo Marsillach en el Teatro Español, con mucho compromiso y tensión. La compañía, creadora de montajes como Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del presidente, la polémica gala de los premios Goya en 2003 y Hamelin, premio Nacional de Teatro 2005, entró por la puerta grande del Centro Dramático Nacional con este espectáculo, para el que trabajó con enfermos mentales y presas con objeto de empaparse de la atmósfera de los lugares privados de libertad.

Francesc Orella, que competía con Juan Echanove y Alberto San Juan, fue galardonado con su segundo Max al Mejor Actor Protagonista por Un enemigo del pueblo. Orella, que en 2003 recibió el Max al Mejor Actor por La caiguda, encarna al doctor Stockman en el montaje del Centro Dramático Nacional, en el que participa una treintena de actores dirigidos por Gerardo Vera. La adaptación del texto de Ibsen fue firmada por Juan Mayorga, que además del premio a la Mejor Adaptación de Obra Teatral por este trabajo recibió el de Mejor Autor Teatral en Castellano, por El chico de la última fila.

Vicky Peña recibió el premio a la Mejor Actriz Protagonista por Homebody/Kabul. La actriz, que competía en esta categoría con Blanca Portillo y Belén Rueda, consigue así su tercer Max como actriz protagonista, tras los que recibió en 2000 y 1998. En los tres casos ha sido por trabajos dirigidos por Mario Gas. Homebody/Kabul es una producción del Teatro Español estrenada en febrero del año pasado, a partir de un texto de Tony Kushner sobre el choque entre Oriente y Occidente.

El Max al Mejor Espectáculo de Teatro Musical fue para Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny, del Teatro Español de Madrid; el del Mejor Espectáculo de Danza, para Escupir en el tiempo, de Erre que erre. También recibieron premios, entre otros, Blanca Li -Mejor Coreografía por Poeta en Nueva York- y Mar Gómez -Mejor Intérprete Femenina de Danza por Dios menguante-.

La cultura y la música andaluzas, el flamenco, las saetas y las alusiones a la Semana Santa marcaron la gala de entrega de los premios, conducida por los actores María Galiana y Carlos Álvarez-Novoa. La ceremonia contó con la asistencia del ministro de Cultura, César Antonio Molina (que entregó el Premio de Honor a toda una trayectoria artística al bailarín, director y coreógrafo a Víctor Ullate), y el presidente del Consejo de Administración de la SGAE, Eduardo Bautista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios