Los momentos de Pablo

  • El poeta protagonizó en los últimos años un gran número de actividades en Córdoba y otras ciudades que le concedieron distinciones

En los últimos tiempos las condiciones físicas restringieron su presencia pública, pero hasta hace poco era habitual ver a Pablo García Baena por las calles de Córdoba, una presencia confortable y familiar. La revisión de la hemeroteca revela la gran cantidad de actos que el poeta protagonizó en su última década de vida. Fue objeto de numerosos reconocimientos, dentro y fuera y Córdoba, pero también participó en congresos y exposiciones, intervino en actividades del calendario festivo cordobés, visitó colegios, fue fotografiado en numerosos espacios singulares vinculados a su biografía como su casa natal en la calle Parras. Pablo en las calles, en las plazas, en institutos e iglesias, en la Universidad, en teatros, en la Filmoteca de Andalucía, en las más diversas compañías, como puede observarse en esta selección.

La palabra exacta y la presencia serena de García Baena también llegaron a otras ciudades en los últimos años, en muchas ocasiones con motivo de homenajes y premios. Un día importante para el poeta fue el 12 de mayo de 2015, cuando en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes depositó un legado personal cuyo contenido no quiso desvelar y que será guardado bajo llave durante 50 años, hasta 2065. "Unos textos míos y otras cosas que no quiero decir", señaló en un acto en el que también afirmó: "No soy más que un poeta de provincias".

Dos años antes, el 11 de mayo de 2013, el autor de Junio había recogido en Granada el premio Federico García Lorca, un poeta que, destacó, "enriquece a todos los andaluces".

2010. El poeta posa en el patio de la calle Parras, 6, donde nació.

2011. Una de sus diversas participaciones en el festival Cosmopoética.

2002. En la plaza del Potro, uno de los espacios de mayor eco cordobés.

2015. Deposita su legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes.

2011. En su casa natal, en Parras, 6, donde una placa lo recuerda.

2010. Liébana y García Baena, en una muestra sobre Cántico en la Diputación.

2013. En la recepción del premio Federico García Lorca, en Granada.

2017. En octubre del año pasado fue nombrado doctor honoris causa de la UCO.

2012. Con Pere Gimferrer y Guillermo Carnero, de nuevo en Cosmopoética.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios