El drama de los refugiados, en viñetas

  • Unos 60 autores se han unido en la creación de un volumen que se centra en los desplazados por la guerra con el fin de recaudar fondos para Save the Children

"Los ojos de Asaad no ven otra cosa que la gloria y el esplendor que Palmira tuvo antaño" es una de las frases que narra una de las historietas de Refugiados, Viñetas Solidarias. La atención se centra en el decano de los arqueólogos de esta ciudad antigua, que se niega a abandonar el complejo arqueológico ante la llegada de los terroristas de Daesh, que acabarían por destruir estos monumentos milenarios. Como este, un sin fin de relatos acompañan a los miles de desplazados por la guerra de Siria que buscan comenzar de nuevo en Europa. Para ayudarles, unos sesenta autores de cómic se han unido para crear una obra cuyos fondos irán destinados a la oenegé Save the Children.

A través de la plataforma de micromecenazgo Spaceman Project, estos guionistas y dibujantes buscan conseguir 9.500 euros para el apartado de ayuda a los refugiados sirios de Save the Children y poder distribuir el cómic. Para ello se puede adquirir directamente en la web, al igual que dibujos originales de distintos autores que también se destinan al fondo. De llegar a la meta que se han marcado -para la que quedan 21 días-, y quitando los gastos de impresión y distribución, las ganancias de las ventas en tiendas especializadas también serán para la ONG.

Un comentario de Jorge Fornés animando a los autores a "hacer algo" dio inicio al proyectoLa mayoría de los implicados en la iniciativa trabajan para grandes editoras

La iniciativa surgió hace casi un año a raíz de la actividad en Facebook de varios autores, explicó ayer a este periódico el coordinador del proyecto y guionista, Álex Ogalla. "Teníamos en mente el invierno que habían pasado en el campo de refugiados, que habían estado muy faltos de mantas, de protección contra la lluvia y tal", precisó, por lo que su compañero Jorge Fornés publicó el comentario "Los autores de cómics deberíamos hacer algo", y entonces Ogalla le propuso hacer un cómic conjunto que él se encargaría de coordinar.

"Nos pusimos manos a la obra y fuimos contactando con compañeros de profesión y a la vuelta de casi un año que va a hacer ya tenemos listo el álbum, a ver si del crowfunding sale victorioso y podemos echarlo adelante", afirmó Ogalla en este sentido.

Con prológo de Carmen Chaparro, Refugiados, Viñetas Solidarias se centra en los desplazados de guerra sirios a lo largo de sus 192 páginas (128 en color y 64 en blanco y negro), con historias "de primera mano" en ocasiones, pues algunos autores conocen personalmente a refugiados. Sin embargo, también cuenta con viñetas "que no tienen nada que ver, que son entretenimiento", pues querían que "hubiera un poco de todo", explicó Ogalla.

Si bien hay variedad en la temática de las viñetas, -incluso en aquellas sobre los refugiados, como ocurre con la de los desplazados africanos de los 80 , de Carla Berrocal- "el tema de concienciación social está en muchas de las historietas", aseguró Ogalla. "Por ejemplo, los grandes Miki y Duarte han puesto seis tiras donde se le ataca mucho al tema este de España y parte de Europa, cómo no atienden a estas cosas como deberían", resaltó el guionista en referencia al incumplimiento del Gobierno español del número de refugiados acogidos y al trato que en europa reciben por parte de distintos sectores y países.

A la variedad de los relatos se une la de los estilos. "Hay una mezcla importante. Yo creo que enriquece mucho, es como cuando va uno a un bar y pide distintas tapas, pues esto sería lo mismo: estamos haciendo cómics pero con distintas formas de ver el dibujo, el trazo, la lína, el color...", subrayó.

A esto favorece el hecho de que la mayoría de los autores participantes trabajan para Marvel, DC y otras grandes editoriales. "El máximo exponente para mí, tanto en lo personal como guionista es que esté Enrique Sánchez Abulí con nosotros, porque es un referente de cuando yo era lector y decía: 'yo quiero escribir como este hombre'; y el día de mañana que haya podido trabajar con él para mí es una gozada", expresó.

Precisamente, el que el proyecto se desarrolle a lo largo de un año es debido al trabajo para las grandes editoriales, que Ogalla calificó de "agobiante" en ocasiones, el cual quita bastante tiempo a los autores para dedicarlo a estos fines benéficos.

Aunque parece verse una luz al final del túnel en Siria con las reconquistas de terreno al Daesh, el drama está lejos de acabar. Aún aguardan miles de personas a las puertas de Europa que dejan atrás pérdidas personales y hogares en ruinas.

"Creo que con el tiempo la televisión nos hace que nos duela menos y llega un momento en que nos inmunizamos y dejamos de ver estas cosas con la importancia que tienen. Entonces hay que hacer un ejercicio de ponernos en la piel de estas personas", reflexionó Ogalla en este sentido. "Debe ser una impotencia increíble lo de no poder hacer nada por los tuyos y a mí me llega y me apena mucho, y la intención esta de ayudar es si podemos sacar algo, 2.000, 3.000, 4.000 euros, lo que sea, y que vayan allí, pues buenos son", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios