¿Quién dijo miedo?

Precedido por el boca a boca, dos maquetas, un MySpace que cuenta por (muchos) miles sus visitas, el sencillo El miedo a nada y unos impactantes directos, por fin Si bajo de espalda no me da miedo y otras historias, apabullante debut en largo de Pony Bravo, es ya una pequeña y plateada rodaja de plástico -pronto, dicen, lo será también grande y negra-. Con semejante recorrido, volver a escribir sobre su música es un riesgo cierto de reiteración, pero a quien aún no se haya enterado de la buena nueva habrá que decirle que la banda sevillana ha logrado dar forma, partiendo de un sinfín de influencias reconocidas, a un personalísimo repertorio que fía a la originalidad buena parte de su interés. El resto, que no es poco, lo ponen unas canciones mayúsculas, tan capaces de buscar agarre en el western como en la lírica popular, el kraut-rock o el blues. Un fenómeno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios