'Las chicas de la Cruz Roja', uno de los hitos de la comedia española, cumple medio siglo

  • La cinta resultó fundamental en la transición entre el cine de posguerra y el de la España yeyé

Con la llegada de Las chicas de la Cruz Roja, estrenada en 1958, Concha Velasco y Tony Leblanc se convierten en el rostro de parte de una nueva comedia española, aquella que intenta dejar atrás el cine de posguerra y sus obsoletas formas para dar paso, años más tarde, a la España yeyé.

La feliz unión de ambos intérpretes y del guionista y productor Pedro Masó, que da como resultado Las chicas de la Cruz Roja, se convierte, 50 años después de su estreno, en un objeto de culto kitsch para el espectador actual y en un claro ejemplo de la complicidad que en esta época mantiene el cine español con su público, entre otras razones por su acertada búsqueda de estrellas propias con las que hacer industria.

La virginal ingenuidad de Mabel Karr, Luz Márquez, Katia Loritz y la propia Concha Velasco irradia en estas cuatro mujeres de distinto estrato social, unidas como voluntarias durante el Día de la Banderita y convertidas en eje central de esta comedia que, a pesar de practicar un humor tan blanco como el del uniforme de sus protagonistas, no huye de la censura, que detecta "peligrosidad" en algunas de sus escenas amorosas.

De esta forma, su director, Rafael J. Salvia, logra el éxito más clamoroso de su carrera y avanza esa España yeyé a la que contribuyen otros títulos en los que la presencia de Leblanc y Velasco resulta inevitable como las comedias corales El día de los enamorados (1959), de Fernando Palacios, y Amor bajo cero (1960), de Ricardo Blasco, o la cinta Historias de la televisión (1965), de José Luis Sáenz de Heredia, que incluye el celebérrimo tema firmado por Augusto Algueró interpretado por la vallisoletana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios