La cautiva de titirimundi

Ayer en la Casa de la Juventud pudimos ver el estreno de La torre de la cautiva, representación de títeres de la compañía Titirimundi. La obra se basa en una leyenda ambientada en los últimos tiempos del reino nazarí de Granada en la que una doncella cristiana, enamorada de un capitán castellano, es raptada y encerrada en una torre de la Alhambra por un edil musulmán fascinado por su belleza y decidido a no dejarla libre hasta que acepte convertirse en su esposa.

El compromiso inquebrantable de la doncella a sus sentimientos, aun a riesgo de perder la vida intentando escapar de la torre, conmueven a su raptor que termina por liberarla y solicitar su perdón. La historia contada pretende acercar al público valores imprescindibles en una cultura viva: la convivencia entre pueblos, tolerancia a toda creencia religiosa, rechazo a la violencia y respeto a la libertad.

La ambientación y puesta en escena intenta transportar al público a la época musulmana con detalles como los dulces que ofrecen en la antesala, el olor a incienso y la música en directo previa al inicio de la representación.

La escenografía, vestuario, elementos y títeres, luz, sonido, además de las proyecciones de vídeo recrean los lugares históricos narrados en la leyenda. La interpretación de los actores, los personajes y la manipulación de los títeres se esfuerza por hacer llegar al publico la historia y su mensaje, añadiendo algunos momentos de comicidad.

Sin embargo, pese a todo lo expuesto la obra carece del rigor necesario para calificarla como un trabajo cerrado. Existen momentos vacíos en escena, las transiciones entre una situación y otra rompen con la dinámica necesaria para mantener al público atento y estos descensos de ritmo e intensidad no ayudan a mostrar el mensaje que se pretende.

Suele decirse que la peor función de una producción es la de su estreno. En mi opinión es la segunda. Para Titirimundi les deseo que su torre vaya ganando altura conforme coja rodaje y consiga cautivar a su público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios