"El blanco y negro es más dramático y más creativo"

  • La creadora madrileña ha obtenido el último Premio Mezquita de Fotografía gracias a su serie 'Las edades de la vida', un recorrido por las etapas del ser humano

La fotógrafa madrileña Pilar García es la última ganadora del premio Mezquita. Licenciada en Ciencias de la Imagen por la Universidad Complutense, se ha hecho merecedora de los 5.000 euros del galardón.

-¿Qué quería reflejar con este recorrido vital que supone Las edades de la vida?

-Es una serie que recoge todo el ciclo desde el nacimiento. La vida, la muerte, las distintas etapas. Al premio presenté cinco instantáneas y en ellas se ve el recorrido a lo largo de las edades que más nos marcan. En la infancia se reflejan la inocencia, la imaginación... Luego viene la juventud, que está cargada de energía, de la exuberancia propia de esos años; la madurez, que representa la estabilidad, hasta llegar a la vejez, que es la experiencia. Por ejemplo, en esta última fase hay una foto de un abuelo con su nieto de la mano. Son visiones positivas, creo que son escenas amables.

-¿Cómo fue el proceso que desembocó en esta serie?

-Empecé en 2005 a elaborarla; hay muchas más fotografías, en total 23. En 2000 empecé con paisajes ficticios trabajando en el estudio, escenas con bodegones hechos de algodones y demás, una isla virgen donde no aparecían personajes, etc. En esto trabajé durante cinco años y me di cuenta de que quería evolucionar e incluir acciones, así que compré muñequitos y los incluí en las escenas. A raíz de esto surgió la serie. En este caso probé con bordes borrosos, que daban sensación de antigüedad.

-Simula el efecto de una cámara antigua.

-Sí, porque quería que fuese como un álbum heredado de tus abuelos. En el trabajo anterior me di cuenta de que quería algo más, una sensación nueva. Me imaginé las imágenes con esta técnica y acabé escenificándola en el estudio.

-¿Qué diferencias halla respecto al uso del blanco y negro o el color? ¿Cuándo se sabe que hay que utilizar uno u otro?

-Yo uso casi siempre el blanco y negro porque es más dramático y aísla de la realidad; es más creativo porque estamos ya muy acostumbrados a ver todo a color (también influye la televisión). El blanco y negro te transporta a otro tiempo, está más cercano a la poesía y a lo onírico.

-Pero ahora lo abandona en su próximo proyecto...

-Sí, ahora estoy trabajando en una serie a color con tonos muy plásticos, muy saturados, no son colores normales. No tiene mucho que ver con la fotografía que he estado haciendo hasta ahora. Son montajes a modo de collages con colores muy fuertes. Se titula Plastic people, y es una crítica a la sociedad de consumo. No tiene nada que ver con Las edades de la vida, pero quizás por eso me apetecía; llevo mucho tiempo haciendo estas escenas y era hora de indagar en otra temática.

-¿La fotografía enseña algo en la vida o se dedica uno a ella porque tiene esa sensibilidad?

-La fotografía enseña a mirar. Yo no sabía cuando empecé dónde estaban las sombras; me gustaban la pintura y las formas, pero todo eso lo he aprendido. Nunca supe de contrastes, a lo mejor otros tienen más cultura visual, pero yo no tenía en ese momento. La fotografía es una manera de expresarse como otra cualquiera, pero hay que tener vocación, como en todo. Y a mirar de otra forma también se aprende.

-La Caja de Ahorros del Mediterráneo premió una fotografía de Las edades de la vida. ¿Qué bazas cree que tiene la serie para que llegue a los jurados?

-Sí, en ese certamen el tema era el Mediterráneo, y yo había trabajado con escenas de playas, por ejemplo. Reflexionando a posteriori, he llegado a la conclusión de que es una serie muy coherente, un recorrido con el que todos se sienten identificados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios