Cómics

¡Todo por un bistec!

  • La sencillez argumental de 'Versus' esconde una reflexión sobre la eterna lucha de lo viejo contra lo nuevo, una metáfora que trasciende el deporte.

Versus. Luis Bustos. Entrecomics Comics. 72 páginas. 16 euros.

Inspirada en el relato A piece of steak (traducido al castellano alternativamente como Un buen bistec y Por un bistec), del siempre incisivo Jack London, Versus es una excelente novela gráfica escrita y dibujada por Luis Bustos (Madrid, 1973). Tal como comentó el propio autor durante la presentación del libro en Madrid, en el marco de la cuarta edición del festival de cómic independiente Graf: "el armazón de Versus es muy básico, es un relato muy sencillo que se desarrolla en un espacio delimitado por el cuadrilátero durante un combate de boxeo".

Dicho combate enfrenta al veterano Tom King y el aspirante Jesse Sandel; el primero ronda ya los cuarenta años, es un boxeador gastado, en el último estadio de su declive, en tanto que el segundo, apodado en portada como "la nueva promesa de ébano", es una estrella emergente de apenas diecisiete. De modo que la supuesta sencillez argumental esconde un comentario sobre la eterna lucha de lo viejo contra lo nuevo, una metáfora que trasciende el deporte y, otra vez en palabras de Bustos, "puede aplicarse a cualquier actividad profesional".

También en la citada presentación (que, por cierto, está disponible en YouTube, junto con otras muchas actividades del festival Graf), Bustos afirmó que su fuerte es la puesta en escena, ya que dijo poseer limitaciones como guionista. Y cierto es que el virtuosismo formal del madrileño salta a la vista, pero confieso que no encuentro falla alguna en la escritura de Versus. Todo lo contrario, el guion de la novela gráfica es preciso y contundente, duro y emocionante a un tiempo, y no desmerece lo más mínimo frente al despliegue visual. "Soy el animal que luchando lleva un sustento a su hembra y cachorros", susurra una voz en el interior de Tom King, mientras el viejo aguanta el chaparrón de golpes y busca con desesperación el error (que no llega) en su enérgico adversario. "Trato de ganar tiempo. No quiero estar aquí", se dice, y el hambre le roe las entrañas: "Me comería un caballo. Un bistec. ¡Todo por un puto bistec!". La pelea de King contra su joven némesis, punteada como está de digresiones sobre el crepúsculo del héroe, hace justicia al espíritu de London y señala a Bustos como un fenomenal artista completo.

En cuanto al grafismo, Versus es un ejercicio brillante. El cómic alterna secuencias de un storytelling limpio con otras más experimentales, en las que la composición de página alcanza a transmitir la angustia, los sentidos alterados del viejo boxeador y la violencia de la pelea. Encuentro especialmente destacable la larga secuencia que conduce al inevitable clímax, de ritmo vertiginoso, cargada de fuerza y dinamismo, y también me impresiona el eficaz uso del blanco y negro, con pocos grises, apenas los necesarios para marcar los volúmenes y ciertas atmósferas.

Permítanme, por último, dedicar unas palabras a la edición, que corre a cargo de Entrecomics Comics. La editorial madrileña publica poco, pero lo hace con rara sabiduría, en la forma y en el fondo. Les recomiendo que no pierdan de vista su catálogo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios