El año de los rockeros nostálgicos

  • The Police, Genesis y Led Zeppelin regresan al primer plano de la actualidad musical junto a otras estrellas de los años 60, 70 y 80 que protagonizaron los grandes festivales internacionales de rock

Ha sido, sobre todo, el año de la nostalgia. No han sido las estrellas modernas del mundillo musical las que han dado la nota, sino los viejos rockeros de siempre. Grupos de cincuentones como The Police y Genesis llenaron con sus giras en 2007 los estadios de todo el mundo; el regreso de Led Zeppelin en Londres provocó una avalancha de 20 millones de fans y los Eagles han vuelto a conquistar el número uno de las listas de ventas estadounidenses recientemente con su primer álbum de estudio en 30 años.

Muchos millones de fans gastaron, al parecer con mucho gusto, 100 euros (alrededor de 144 dólares) o más para volver a escuchar en directo éxitos archiconocidos, pues The Police o Genesis no tenían nada nuevo que ofrecer. Seguían así una receta con la que los Rolling Stones llevan años haciendo caja. Con la gira mundial A Bigger Bang, con la que han dado la vuelta al globo durante casi dos años, consiguieron recaudar 394 millones de euros (567 millones de dólares) y le usurparon el título de gira de grupo más exitosa a U2, que tampoco encaja ya en las filas de los grupos de rock más jóvenes.

Las grandes bandas se han convertido en marcas, explica el profesor Udo Dahmen, director de la Academia de Pop de Mannheim: "Esta fuerte tendencia de marca es muy importante. La gente sabe lo que va a recibir y está dispuesta a desembolsar un precio tremendo. Pero casi con toda seguridad no va a quedar decepcionada".

Y en los grandes festivales de alcance mundial también fue así. Adquirieron especial relevancia las grandes estrellas de los 80, los 70 e incluso los 60. El concierto en memoria de la princesa Diana en julio fue inaugurado por Elton John (60 años), y luego desfilaron por el escenario Rod Stewart (62), Bryan Ferry (62) y Tom Jones (67) ante unos 70.000 fans congregados en el estadio Wembley.

La serie de conciertos Live Earth para llamar la atención sobre el cambio climático, que tuvo lugar tan sólo una semana después, estuvo dominada por las actuaciones de Sting (56) y Phil Collins (56) con sus bandas, al igual que la ya no tan joven Madonna (49) y Yusuf, alias Cat Stevens (59). Lenny Kravitz también se sumó al elenco de estrellas solidarias.

De momento no hay en el horizonte una nueva tendencia con aires de renovación. No se han anunciado próximas grandes reunificaciones de viejos rockeros y el gran acontecimiento concertístico en 2008 será la gira mundial de la canadiense Celine Dion, que tras cinco años cantando en Las Vegas vuelve a emprender un tour que la llevará por todo el planeta.

"Debemos tener claro que en 50 años el pop es un género que ha desarrollado una cierta regularidad y mecanismos que sencillamente fluyen", asevera el profesor Dahmen, que en su academia de pop forma a estrellas de la música y profesionales del sector.

Es por ello que cada vez es más difícil desarrollar algo nuevo. "En los últimos cinco años hemos vivido mucho de la tendencia retro, y ahí las viejas estrellas pueden multiplicarse", agrega.

Las grandes tendencias se generaron más bien así: "Hay que dar una nueva versión de lo que ya se conoce", lo que no significa que simplemente se recicle. "Hay que conocer las bases y luego crear algo que sea inconfundible", explica el profesor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios