Vallejo afirma que Medina Azahara aún reserva mucha información

  • El director del conjunto arqueológico explica la evolución que ha sufrido la ciudad de Abderramán III en la interpretación de sus diferentes etapas de construcción

La ciudad que en su día mandara construir Abderramán III, Medina Azahara, es un yacimiento que alberga mucha información aún por encontrar. Las labores de investigación que se han realizado sobre este conjunto arqueológico a lo largo de los años han originado una evolución interpretativa diferente sobre sus orígenes.

Éste fue el tema principal de la clase teórica que impartió ayer el director del conjunto arqueológico, Antonio Vallejo, cuyo título era Madinat al-Zahra: una nueva interpretación y que formaba parte del programa diseñado para el curso de verano de Medina Azahara. El director señaló a El Día que, con esta clase, lo que se pretendía trasmitir era que "se trata de un yacimiento extraordinariamente rico y complejo, y esa complejidad tiene que ver con un proceso de reforma y transformación muy importante realizado en muy poco tiempo".

El conocimiento sobre estas modificaciones sufridas por el conjunto durante su construcción llevan, según Vallejo, a modificar una antigua interpretación de la ciudad islámica que se fundamentaba, principalmente, en tres grandes paradigmas: Medina Azahara como nombre de mujer, como residencia palaciega transformada en ciudad y como palacio resultado de un proceso sucesivo de construcciones de los dos califas, Abderramán III y Alhakén II. A partir de la década de los 80 esta concepción ha sufrido una serie de variaciones producidas, como explicó Vallejo, por la introducción de hipótesis históricas, por el conocimiento de la ciudad que se aborda en sus tres escalas de trabajo y por el cambio de interpretación del palacio califal. Asimismo, Vallejo señaló que no descarta la posibilidad de futuras nuevas interpretaciones ya que "sin duda, la investigación hace posible que se produzcan cada vez más conocimientos y una interpretación mucho más rica que la actual".

Las nuevas labores de investigación llevadas a cabo en el perímetro excavado, a través de técnicas como la fotografía infrarroja, entre otras, han provocado que las primeras concepciones sobre la ciudad califal hayan experimentado una serie de modificaciones. Se demuestra así que la ciudad y el alcázar sufrieron procesos constructivos diferentes, no necesariamente consecutivos, y que se trata de un conjunto realizado tanto a través de la superposición como por excavación. Además, Medina Azahara se conformó por la transformación de un programa fundacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios