"Quedarme quieta con un solo estilo no figura entre mis ideas"

  • La cantante sevillana actúa por primera vez en la capital cordobesa con 'Toda mi verdad', un concierto en el que estará acompañada por cuatro músicos y para el que ya están todas las entradas agotadas

Se define como "muy auténtica" y asegura que es tal como canta. Optimista frente al momento en el que vive la copla actualmente, Pastora Soler, que esta noche debuta en el Gran Teatro, destaca la cantidad de gente joven que sigue este género, al que hay que adaptar a nuestros tiempos pero "sin darle la vuelta".

-¿Cómo ha vivido este regreso a sus raíces más andaluzas que supone Toda mi verdad?

-Como todo el mundo sabe, empecé muy pequeña en esto y con una base muy importante de flamenco y copla. Aunque me he movido por temas más frescos y bailables, ahora estoy en un momento de madurez. Las canciones que ahora escriben para mí contienen esa esencia, el hecho de que no se pierden las raíces. Creo que es consecuencia de la experiencia, de saber lo que quieres.

-También el público conecta muy bien con esa faceta que la ligada directamente a sus orígenes.

-Sí, es que hay un público que me quiere coplera coplera y otro, al que he conquistado a lo largo de mi carrera, que quería mucho más contenido, con mucha más letra, pero sin perder raíces andaluzas. Es una manera de tenerlos contentos a los dos. El público va a comprobar en mis directos que ofrezco un poco de todo. No sé si este regreso a la copla marcará mi trayectoria, porque está claro que quedarme con un solo estilo no entra dentro de mis ideas. Me gusta moverme por mi tierra y recoger influencias de muchas músicas. Sé que discográficamente no se puede hacer un álbum de cada estilo, así que dejaré para los conciertos esa mezcla de flamenco, pop... Es que no soy artista de quedarme quieta.

-Una novedad importante es que se estrena como compositora. ¿Por qué ha tardado tanto en mostrar esta faceta?

-Tenía intención de hacerlo desde hacía mucho tiempo, pero quería hacerlo en un momento en el que tuviese bastante seguridad. No es cuestión de tenerlo fácil, porque podría haberlo hecho desde el principio. Pero tenía interés en que la canción fuera digna; lo principal es estar segura. No sé si me saldrán más experiencias de este tipo.

-Pero una artista se encuentra cómoda cantando una composición de su cosecha, ¿no?

-Me he sentido muy cómoda, sí, porque además salió de un sentimiento muy mío. Es una historia personal que creo que musicalmente es tal como soy yo: es una balada con una mezcla de estilos y con un fondo coplero. Yo defendí que estuviera ahí, y la verdad es que se siente algo muy especial cuando la cantas frente al público.

-Viene a Córdoba con todas las entradas vendidas. Se la esperaba...

-Estoy súper emocionada, por primera vez vengo a cantar a Córdoba capital en un concierto y la verdad es que a esta ciudad la quiero mucho. Viví momentos muy bonitos con Queco grabando; viví mucho la ciudad y vengo con una satisfacción importante porque me encuentro el teatro lleno.

-¿Qué tiene la copla que tanto emociona?

-En el sur todos nos hemos criado escuchando a nuestras madres o abuelas cantar copla; es algo que forma parte de nuestra cultura. Son historias muy dramáticas resumidas en tres minutos.

-Hablar de copla es hablar de amor y desamor. Seguimos prefiriendo los temas más universales.

-Porque son temas con los que todo el mundo se identifica. La gente conecta con el momento que está viviendo. Me paran por la calle para darme las gracias por cantar lo que les está pasando. Todo el mundo se refugia en la música alguna vez. Tal vez una canción más social no es igual porque no todo el mundo la ha vivido en sus carnes. Pero amor y desamor los hemos tenido todos.

-Se hizo un hueco en la música sin ganar ningún concurso. ¿Qué piensa de los programas de jóvenes promesas y descubridores de talentos?

-Yo no lo hice porque mis padres no me dejaron. Yo estaba impaciente, pero ellos no querían verme a merced de un jurado y verme tan pronto sufrir. Una vez me vio el productor Luis Sanz y fiché por una multinacional y cada disco se convirtió en una especie de concurso. Ahora se lo agradezco, pero no veo mal para nada que el que quiera se presente, es una vía de escape sobre todo en un momento como este tan difícil para la industria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios