Cultura

El Palacio de Viana recupera el eje visual de su entrada principal

  • Instala una reja en la puerta de acceso que relaciona plaza y patio, uniendo patrimonio urbano y arquitectónico

Reja instalada en la puerta principal del monumento. Reja instalada en la puerta principal del monumento.

Reja instalada en la puerta principal del monumento. / e. d. c.

El Palacio de Viana recupera, después de unos meses de obras, el eje visual de su entrada principal gracias a la instalación de una reja en la puerta de acceso que relaciona plaza y patio, uniendo patrimonio urbano y arquitectónico.

Hace unos años, al diseñar un nuevo acceso de visitantes al monumento a través del Patio de la Cancela, situado en la misma Plaza de Don Gome, para contar con una recepción, una sala audiovisual y una tienda, se clausuró la puerta principal, interrumpiendo el eje visual comentado y perdiendo la relación entre la plaza y el patio, espacios que son interdependientes y complementarios.

Tras un estudio pormenorizado del tema, se decidió por parte de la dirección del Palacio de Viana recuperar ese eje visual, sin que ello interfiriera en el acceso del público y en el esquema funcional actualmente existente.

Entre las opciones a debate, se decidió que lo ideal sería contar con una reja que, incorporada a la puerta de acceso una vez restaurada, permitiera formalizar una especie de cancela que pusiera en relación plaza y patio.

La reja, que funciona como postigo posterior de la puerta, cuenta con un diseño sencillo en su trazado a la par que elegante, funcionando como filtro sin recabar protagonismo en el paisaje urbano del conjunto. Esta solución, que se inaugura hoy, supone una recuperación del patrimonio, "a la vez urbano y arquitectónico, del que el Palacio de Viana es uno de los mejores ejemplos, y uno de los más singulares de la ciudad", exponen desde la Fundación Cajasur.

El Palacio de Viana es un edificio complejo que se ha ido conformando a lo largo de más de siete siglos, incorporando, modificando, reestructurando y añadiendo partes de un puzle histórico cuyo mayor interés es el no haber dejado de ser soporte para habitar, tanto para la aristocracia como para sus trabajadores. De ahí su carácter de casa vivida.

De todas estas etapas históricas destaca por su singularidad la renacentista, situada en la parte sureste de la plaza de Don Gome, a la que se abre mediante una portada en ángulo que da acceso al Patio de Recibo.

Precisamente por su ubicación se diseñó la puerta enfatizando la diagonal en la que, para que pudieran entrar los carruajes, se eliminó la columna de esquina, con una solución de doble arco que, junto con la portada, se ha convertido en el icono del Palacio de Viana. "Una solución que no tiene correspondencia en ningún lugar del mundo", indican desde la Fundación Cajasur.

Este despliegue, que se atribuye a Francisco del Castillo -arquitecto formado en Italia, donde trabajó con Vignola en Villa Giulia-, se justificaba por la entrada de carruajes que, una vez en el Patio de Recibo, giraban hacia la derecha para entrar en la planta basilical de caballerizas justamente por la puerta situada en su eje, correspondiéndose con el funcionamiento de todas y cada una de las caballerizas históricas existentes.

Por otro lado, el miércoles pasado Viana celebró su ya tradicional jornada de puertas abiertas con motivo del Festival de los Patios, contabilizando 4.145 visitas frente a las 3.446 del año pasado, un 21% más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios