La Orquesta invoca la experiencia de Jordi Tort para iluminar su futuro

  • El barcelonés, que ha desempeñado responsabilidades en el Teatre Lliure y el Liceo, llama al trabajo conjunto para superar las dificultades y afirma que llega al cargo con "energía".

Comentarios 1

La Orquesta de Córdoba deposita en Jordi Tort la responsabilidad de gestionarla en las dos próximas temporadas. El consejo de administración del Consorcio aprobó ayer la designación del barcelonés (que fue subdirector del Teatre Lliure desde 1998 hasta 2006 y que también trabajó en el Gran Teatro del Liceo en funciones de director de programación) como nuevo gerente, el segundo en la historia de la Orquesta tras Alfonso Osuna. "Su trayectoria profesional y sus conocimientos le avalan", indicó el concejal de Cultura, Juan Miguel Moreno Calderón, que considera que Tort será "el revulsivo a nivel organizativo" que la institución necesita y que "puede hacer un buen tándem con el director artístico", Lorenzo Ramos. El catalán, por su parte, señaló que el nombramiento supone "un paso adelante" en su carrera, un desafío que asume con "energía" y "responsabilidad" y la certeza de que "los problemas de la Orquesta no se arreglan con una varita mágica".

Los cuatro finalistas del proceso, en el que inicialmente se postularon 15 aspirantes, "tenían el nivel y la capacitación suficientes para el cargo", según Moreno Calderón, pero finalmente la comisión se decidió por Tort por factores como "su conocimiento del panorama sinfónico español" y "de la situación concreta de la Orquesta de Córdoba" y "por las medidas que propone desde los puntos de vista social y educativo, una visión moderna que está en sintonía con lo que se está haciendo en otras ciudades de España y el extranjero". La entrevista personal con Tort, explicó el concejal, fue muy satisfactoria porque se le plantearon cuestiones concretas de gestión a las que supo responder con solvencia. No obstante, el barcelonés se mostró ayer cauto en declaraciones a este periódico porque su proyecto "debe ser refrendado con la realidad". Tort asistirá al Concierto de Año Nuevo y a partir de mediados de enero ya estará trabajando en Córdoba, "conociendo de cerca datos, cifras y realidades" e iniciando las labores de "integración" y de "coordinación con las instituciones".

Uno de los alicientes que le plantea esta nueva etapa en su trayectoria, apuntó, es la posibilidad de desempeñar una responsabilidad centrada en un ámbito del que se declara "un apasionado": la música clásica. "Desde joven -reveló- he sido un constante espectador de clásica, ópera, teatro...", manifestaciones que "elevan el nivel de una sociedad". A esta devoción, Tort añade, según Moreno Calderón, un perfil muy adecuado como gestor: "Buscábamos, más allá de los conocimientos artísticos, a alguien que también los tuviera en los ámbitos de la gestión, los recursos humanos, el trato con equipos humanos grandes y la búsqueda de patrocinios". El concejal destacó que el "espíritu de consenso" y la "buena disposición" en el seno del Consorcio han sido "muy grandes", tanto en este proceso, que comenzó en octubre, como en el de elección del nuevo director titular, desarrollado hace varios meses. Una circunstancia que también fue señalada por la Junta en un comunicado, en el que afirma que ha habido "colaboración y unanimidad" en beneficio de la Orquesta.

Tort tiene muy claro que, si bien llega a Córdoba "con energía y ganas", para superar las dificultades "hace falta la ayuda de todos". En este sentido, subraya el soplo de aire fresco que para la formación ha supuesto la llegada de Lorenzo Ramos, con quien ya ha coincidido en alguna situación (cuando este último era director musical de la temporada lírica del Teatro Cervantes de Málaga) y que, considera, puede ser un buen compañero de viaje.

Tort es consciente de que el asunto "más delicado y conflictivo" al que se enfrenta es el presupuestario: la necesidad de la Orquesta de contar con otras vías de financiación por el recorte en las aportaciones de las dos instituciones públicas que la sustentan. "Tengo claro que esto recae en mí, pero nadie es mago y para resolver los problemas hay que trabajar en equipo", remarca el barcelonés, partidario en primer lugar de hacer un análisis profundo de la situación y, posteriormente, habilitar las fórmulas adecuadas: "No solo basta con ir y explicar, con decir que somos la Orquesta de Córdoba y necesitamos apoyo. Habrá que tocar otras cosas, pensar en la posibilidad de desarrollar una actividad más descentralizada, con nuevos programas escénicos, otros ciclos, un plan de viabilidad que puede pasar por la revisión de precios, por políticas nuevas que nos lleven a tener un mayor soporte social... No vamos a encontrar un día un patrocinador que nos dé todo el dinero que necesitamos. Habrá que explotar diversas fórmulas, muchas pequeñas cosas".

Elegido por unanimidad, Tort asumirá la dirección de personal de la Orquesta, la elaboración de planes de actuación anual sobre la base de los objetivos estratégicos, la confección de los presupuestos, la gestión de nuevas vías de financiación y la puesta en marcha de nuevas acciones, junto a la dirección artística, para la ampliación de actividades y de públicos.

Nacido en 1968, el nuevo gerente de la Orquesta es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, máster en Gestión Cultural por la misma Universidad y posgrado en Derecho de la Propiedad Intelectual por la Universidad Pompeu Fabra, formación que compatibiliza con sus estudios de música en el Conservatorio del Gran Teatro del Liceo. Habla cinco idiomas.

Desde 1998 hasta 2006 desempeñó el cargo de subdirector del Teatre Lliure, con funciones gerenciales, planificando con sus directores artísticos la evolución de la entidad en el importante momento que supuso la apertura de su nueva sede y los retos en gestión y financiación que implicó este cambio cualitativo. En 2006 pasó a ser el nuevo director de producción del Gran Teatro del Liceo, responsabilizándose tanto del departamento de Producción Artística de este templo internacional de la lírica -con el objetivo de mejorar la planificación y la eficiencia en esta materia- como de su potente servicio educativo, con una especial reorientación hacia la autofinanciación de las actividades generadas, la captación de socios patrocinadores y la ampliación a nuevos públicos. En 2010 inició una nueva etapa profesional en Madrid, en una productora internacional de espectáculos.

La Orquesta culmina así el completo proceso de renovación que ha desarrollado este año, en el que además celebra el vigésimo aniversario de su fundación. Nuevos rostros, nuevos aires, nuevas ideas para una de las principales instituciones culturales de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios