La Junta sigue sin concretar su Bono Cultural a una semana de su estreno

  • La medida, dirigida a los jóvenes que cumplen 18 años en 2009, fue una de las promesas electorales de la consejera de Cultura · El departamento de Rosa Torres asegura que la Oficina de Gestión ya está en marcha

El Bono Cultural, medida dirigida a los jóvenes que alcancen la mayoría de edad en 2009, fue una de las promesas del programa electoral de Rosa Torres para esta legislatura. A pocos días para que acabe el año quedan muchos detalles por cerrar de un plan que afectará a casi 100.000 andaluces. La falta de definición del proyecto contrasta con la publicidad dada en su día a una iniciativa que, aseguran fuentes de la Consejería, "nace con voluntad de mantenerse en el tiempo".

En una entrevista concedida a este periódico el pasado junio, la consejera adelantó que el bono "tendrá como referente anual a los jóvenes andaluces que cumplan 18 años desde ese mismo día hasta el 31 de diciembre del año siguiente". Esta propuesta consiste, según Cultura, "en un talonario de cheques fraccionados por valor total de 60 euros consumibles en cultura". Para poner en marcha este programa, la Junta ha reservado medio millón de euros para atender "a la mayoría de los 97.000 andaluces" que cumplen la mayoría de edad en el año entrante. "Ésta es la consignación asignada a la gestión del proyecto, a lo que hay que sumar el presupuesto de los espacios y actividades de la Consejería vinculados a la oferta del programa", añaden desde la Consejería.

El departamento se refiere a aquellos espectáculos y eventos "que generen las industrias culturales y espacios de la cultura que gestiona la Consejería; pero, además, también podrán descontarse cheques o importes para aquellos actos o productos culturales de entidades que se vinculen al programa y que acepten la forma de pago de nuestros talones en sus establecimientos". Desde la Consejería avanzan que se podrá emplear este talón "canjeando entradas de espectáculos de danza, teatro, festivales, música... O bien en libros y material divulgativo de los museos de titularidad pública". Por ejemplo, se podrá comprar entradas para museos como el Picasso de Málaga o adquirir los catálogos de las exposiciones de estas pinacotecas.

No parece que la crisis vaya a frenar esta medida, toda vez que sus promotores aseguran que "la Oficina de Gestión del bono ya está operativa" y que tiene como misión principal "coordinar a los distintos agentes que intervienen en el proyecto", entre ellos "la propia Consejería de Cultura y las entidades colaboradoras y adheridas".

Si bien no se especifica la naturaleza de la relación entre dichos agentes, cuando faltan pocos días para que entre en vigor el programa, la Consejería trabaja "en una oficina centralizada que será un proyecto que replicará a una oficina virtual donde, a través de internet, se canalizarán y gestionarán las solicitudes y se suministrará información sobre el programa". A pesar de estas afirmaciones, el proyecto carece de momento de una página web en la que pueda consultarse, entre otras informaciones, el catálogo de espectáculos y lugares en los que es válido el bono.

La indefinición actual de esta propuesta contrasta con iniciativas puestas en marcha con enorme éxito por empresas culturales del entorno. Es el caso, por ejemplo, del Teatro de la Maestranza de Sevilla, cuyo Abono Joven ha sido todo un éxito que ha permitido acercarse a la lírica o a la música sinfónica a los nuevos públicos. Prueba de ello fue la representación, el martes pasado, de Lo Speziale, una ópera bufa de Haydn concebida para adolescentes.

Aunque aún no hay un listado que relacione a todas las empresas que formarán parte del catálogo del Bono Cultural, desde la Consejería adelantan que "muchas de ellas llevan varios años dentro de los planes estratégicos y los foros de participación con los que colabora la Consejería".

En cuanto al interés que este proyecto pueda generar en las llamadas industrias culturales, sus artífices aseguran que "encontrarán en el bono una forma de difusión y puesta en valor de sus productos de una forma dinámica y diferenciada de otras empresas nacionales". No en vano, la Junta defiende que esta medida es "pionera en esta modalidad de oferta cultural", que puede servir de experiencia para otras administraciones autonómicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios