"Don Juan es un enfermo: no es capaz de enamorarse"

  • El malagueño presenta el lunes y el martes próximos en el Gran Teatro 'Don Juan, el burlador de Sevilla', de Tirso de Molina · En marzo de 2009 publicará su tercer disco

Desde Madrid, Fran Perea responde amablemente al teléfono. Con 21 años decidió marcharse a Madrid para hacerse un hueco en el mundo del espectáculo. Durante estos nueve años ha interpretado a diversos personajes como el joven Marcos de la serie televisiva Los Serrano y uno de los protagonistas de la película El camino de los ingleses, de Antonio Banderas. También ha tenido tiempo para dedicarse a la música. Hasta el momento ha lanzado al mercado dos discos y en marzo de 2009 espera presentar el tercero. Ahora su trabajo se centra en el teatro, interpretando el papel del eterno galán de Tirso en la obra Don Juan, el burlador de Sevilla, que representará en el Gran Teatro pasado mañana y el martes, acompañado por Manuel Tejada, Jorge Roelas, Lluvia Rojo y Marina San José.

-Cuando le confirmaron que interpretaría el papel de Don Juan, ¿qué se le pasó por la cabeza?

-Sentí alegría, responsabilidad, una multitud de sensaciones, y más por esta obra, que se ha representado muchas veces en el teatro. Me puse a estudiar el papel en las manos del director. Lo que me preocupa es hacer bien mi trabajo y contar bien la historia desde el sitio en que el director quiere contarla.

-A lo largo de la función aparece desnudo. ¿Le incomoda?

-El desnudo no me incomoda para nada. También hacía desnudos cuando no me conocía nadie. El desnudo en el montaje es precioso.

-¿Qué hay del personaje de Don Juan en Fran Perea?

-Creo que el personaje de Don Juan tiene muchas caras; en Fran Perea hay algunas de ellas y Fran potencia otras para poder darle vida a este personaje endiablado. Haciendo una lista de los temas que se tratan y los sitios por los que pasa este personaje, se habla de libertad sexual, de la moral, la política, la monarquía, que son cosas que a Fran también le preocupan.

-¿Qué caras del personaje son las que potencia usted?

-La parte seductora, el uso de la palabra tal y como él la usa. Es un personaje que utiliza la palabra de una manera brutal.

-Hay mucho contenido seductor...

- Sí, hay mucho de seducción.

-¿Qué diferencia hay entre el Don Juan de Tirso de Molina y el Don Juan Tenorio de Zorrilla?

-Son el mismo personaje, pero los textos no tienen nada que ver. El Don Juan de Zorrilla se enamora y el de Tirso no.

-¿Por qué no llega a enamorarse?

-Es un enfermo. No es capaz de enamorarse, ni existe nunca esa posibilidad. Es un tipo en el que la razón va por encima de la pasión, lo que hace que controle todos sus instintos pasionales. Él no ama.

-Tras interpretar un papel trágico en Fedra y a un burlador en esta obra, ¿a qué personaje le gustaría interpretar ahora?

-Hay tantos personajes... Si hablamos de teatro, hay muchos personajes que hacer como los de Calderón, Lope de Vega, Shakespeare. La verdad es que me gustaría indagar en muchos de ellos. Por eso no puedo decir un personaje concreto.

-Ha trabajado en televisión, música, cine, teatro... ¿En qué medio se encuentra más cómodo?

-Más cómodo, quizás, aunque haya trabajado en televisión, es el escenario; allí es donde más a gusto me siento. Es donde me he criado y donde me he educado. Aprender otras técnicas me llama la atención muchísimo, pero la verdad es que el teatro me tira mucho.

-¿Se ha visto marcado por el personaje de Marcos en Los Serrano?

-No, marcado no. Durante los tres años que estuve trabajando en la serie sí, porque todas los días iba de Marcos, pero ahora qué va. Eso fue una etapa de mi vida, ahora estoy en otra y esa ya está cerrada.

-¿Y para el público?

-Para el público aún continúa. Fue una serie que tuvo mucho éxito. Hay gente que aún me sigue asociando a él.

-Desde que se marchó de Málaga a Madrid hace nueve años, ¿cómo ha cambiado su vida?

-Cuando salí de Málaga tenía 21 años y ahora tengo 30. Con todas las cosas que han pasado es inevitable que haya habido cambios en mi vida. Pero bueno, la sustancia, la manera de vida la mantengo lo más normal posible. De hecho, siempre me he agarrado a mi familia, mis amigos, y ahí sigo.

-¿Se plantearía trabajar en un musical?

-La verdad es que ahora mismo no me lo planteo, pero si me llega un proyecto de musical interesante y me llama la atención, pues sí.

-¿Qué le sugiere hoy El camino de los ingleses?

-De aquella película tengo recuerdos maravillosos. Era la primera vez que volvía a Málaga para trabajar. El personaje que interpreté tenía una carga poética maravillosa.

-Hay mucha gente pendiente de su tercer disco. ¿Cuándo llegará?

-El disco está prácticamente listo. Ahora lo que queda es la burocracia y, si la agenda me lo permite, sacarlo en marzo, que es cuando me gustaría, si hay hueco.

-¿Qué podremos escuchar?

-Once temas que he hecho con tranquilidad durante tres años. Este álbum es la historia de Fran y no la de una serie de televisión como los dos anteriores. He vuelto un poquito a mis sonidos, los de Málaga.

-¿Tiene título ya?

-Aún no. Barajo varias posibilidades pero aún no me he decidido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios