Brines define en Granada la poesía como "ejercicio de tolerancia"

  • El valenciano recibió ayer el premio Federico García Lorca, dotado con 50.000 euros

El poeta Francisco Brines, que ayer recibió el IV Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca, defiende la poesía "como ejercicio de tolerancia", fruto de la identificación emotiva del lector con el poema, aunque su contenido sea ajeno a sus convicciones. En el acto, celebrado en el Auditorio Manuel de Falla, se le hizo entrega de los 50.000 euros del premio, que le convierten en el de mayor cuantía económica de los galardones poéticos en lengua castellana, y de una reproducción de la escultura Luna, del artista Miguel Moreno, inspirada en el Romancero gitano de Lorca.

Junto a la ética concreta que se puede expresar en el texto poético, Brines destaca que "hay superpuesta otra ética genérica" que considera superior, "porque ayuda al lector a ser un mejor ciudadano".

"Ocurre que por el asentimiento estético que produce una emoción desinteresada, asentimos al texto escrito y a lo que en él se nos dice, y aunque casi siempre sigamos siendo el que éramos, el buen lector que ha sentido y recibido emoción, cultiva así una tolerancia personal", señaló el valenciano.

La poesía, para Brines, también "ayuda a vivir mejor, pues educa y afina la sensibilidad para percibir el goce y experimentar el dolor". "Podemos vivir gracias a ella experiencias que no nos corresponderían, y así el joven puede adelantar experiencias propias de la ancianidad, y el anciano recobrar milagrosamente la juventud", indicó.

El poeta expresó su "gratitud emocionada" por la entrega del premio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios