Adiós al maestro de la comedia italiana

  • El director Dino Risi, que alcanzó una gran popularidad en los años 50 y 60 con sus divertidas películas, falleció ayer en Roma a los 91 años · La capilla ardiente será instalada en la Casa del Cine

Con la muerte de Dino Risi ayer en Roma a los 91 años desaparece uno de los grandes maestros de la comedia italiana en el cine, profesión por la que se interesó sólo después de haberse licenciado en Medicina. Nacido en la ciudad de Milán el 23 de diciembre de 1916, Risi fue junto a Luigi Comencini, Ettore Scola, Mario Monicelli y Nanni Loy uno de los grandes exponentes de la comedia italiana, género cinematográfico de gran éxito en los años 50 y 60.

Desde que se conoció el fallecimiento han sido numerosas la muestras de pésame en las que se han destacado la gran aportación de "un maestro" al cine italiano. Hasta el lugar donde vivía Risi, un apartamento en un hotel del barrio romano de Parioli, fueron acercándose amigos y personas del mudo del cine. La capilla ardiente será instalada mañana en la Casa del Cine de Roma, en una ceremonia laica, según anunciaron sus familiares.

Risi, con sus trabajos en el género de la comedia italiana, fue capaz de conjugar un tipo de cine que gustaba tanto al público como a la crítica y de aunar la diversión con el retrato social. Il Sorpaso (La escapada) (1962) es seguramente una de sus películas más famosas y considerada por muchos críticos como un hito del cine italiano, que protagonizó su actor preferido Vittorio Gassman, a la que se unen títulos como Mostri (1963) y Poveri ma belli (Pobres pero guapos) (1956).

Sin embargo, su acercamiento al mundo del cine no se produjo de inmediato, pues antes estudió medicina y se especializó en psiquiatría, para luego trabajar como periodista. Risi comenzó de asistente de directores como Mario Soldati, en Piccolo mondo antico (1940) y Alberto Lattuada en Giacomo l'idealista (1943), hasta llegar a su debut tras las cámaras con el cortometraje Barboni, ambientado en los barrios pobres de su ciudad natal. Dirigió su primer largometraje en 1952, Vacanze col ganster, pero el éxito no llegó hasta 1955 con Pane, amore e..., con Sofia Loren, continuación de Pane, amore e fantasia y Pane, amore e gelosia, ambas de Comencini, comedias que narran las vicisitudes del mariscal Carotenuto, interpretado por Vittorio de Sica. Sólo tuvo que esperar un año para lograr un nuevo éxito, Poveri ma belli, realizado con pocos medios pero que logró una gran popularidad.

Risi trabajó con grandes del cine nacional como Alberto Sordi, Nino Manfredi y Vittorio Gassman, una casta de intérpretes que marcó una época en el cine italiano. Su carrera se mantuvo intensa durante los años setenta, durante los que estrenó títulos como In nome del popolo italiano (1971), I nuovi Mostri (1977) o Caro papà (1979). Con Profumo di donna (1974), protagonizada por Gassman, logró una candidatura al Oscar como mejor película extranjera.

En la década de los ochenta, dirigió películas como Fantasma d'amore (1981) y en los noventa hizo Poveri ma belli (Guapas pero pobres) (1996). En los últimos años, se orientó hacia el mundo de la televisión con la serie Bellissime, inspirada en Miss Italia.

El Festival de Cine de Venecia le dio el León de Oro a su carrera en 2002 y dos años después el entonces presidente de la República italiana, Carlo Azeglio Ciampi, le otorgó el título de Caballero de la Gran Cruz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios