El cerebro del 11-S pide en Guantánamo que se le condene a muerte

  • Jalid Sheijh Mohamed, al que EEUU atribuye la autoría intelectual de los atentados, comparece en audiencia pública

Comentarios 1

El hombre acusado de ser el presunto cerebro de los atentados del 11 de septiembre cantó una oración a Alá y pidió la pena de muerte para sí en su primera comparecencia ante el tribunal militar estadounidense en la base de Guantánamo. "Eso es lo que deseo, ser martirizado", dijo Jalid Sheikh Mohamed, el miembro más importante de Al Qaeda bajo custodia estadounidense, ante el tribunal de crímenes de guerra de Guantánamo, donde compareció junto a otros cuatro acusados de colaboración con cargos que podrían acabar en su ejecución.

Mientras el juez intentaba preguntar a Mohamed si estaba satisfecho con el abogado que el Ejército estadounidense le había asignado, éste se levantó y empezó a cantar en árabe, haciendo pausas para traducir sus propias palabras al inglés.

"Mi protector es Alá", señaló, y añadió que su religión le prohíbe aceptar un abogado de Estados Unidos y que quiere actuar como su propia defensa.

El paquistaní criticó a Estados Unidos por las guerras de Afganistán e Iraq, a las que se refirió como una "guerra de cruzadas", y por promulgar leyes ilegales, como la autorización de los matrimonios homosexuales.

El juez, el coronel de Infantería de Marina Ralph Kohlmann, intentó persuadir a Mohamed para que aceptara un abogado, y con este fin le dijo: "Es una mala idea para ti que te representes tú mismo".

Mohamed tenía aspecto de hombre mayor y corpulento, y llevaba una larga y tupida barba gris y grandes gafas negras. Vestía una túnica y un turbante blancos con pulcritud, en contraste con la camiseta desaliñada con la que apareció en las fotografías tomadas después de su captura en una operación en Pakistán en marzo de 2003.

Mohamed y los demás acusados, Ali Abdul Aziz Ali, Ramzi Binalshibh, Mustafa Ahmed al Hawsawi y Walid bin Attash, se enfrentan a cargos de terrorismo y conspiración con Al Qaeda para asesinar a civiles en los ataques que suscitaron la guerra de la Administración Bush contra el terrorismo.

El año pasado Mohamed dijo en un interrogatorio ante una comisión militar estadounidense que se había dirigido a Osama ben Laden con la propuesta de secuestrar aviones de pasajeros y estrellarlos contra edificios emblemáticos estadounidenses. Después supervisó la ejecución de los planes "de la A a la Z", según la transcripción del Ejército.

En la audiencia, Mohamed puso en duda esa transcripción: "Tradujeron mal mis palabras y pusieron muchas palabras en mi boca", dijo en inglés. Los demás acusados han sido responsabilizados de colaborar en la selección, el entrenamiento y la financiación de 19 secuestradores, y gestionar su matriculación en escuelas de vuelo y viajes a Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios