La Yihad Islámica lanza sus cohetes contra Israel tras el final de tregua

  • La milicia justifica el ataque "en respuesta a los crímenes del enemigo sionista" y al asesinato de uno de sus principales miembros · Los habitantes de la Franja de Gaza temen una nueva escalada de violencia

La Yihad Islámica lanzó ayer tres cohetes Al Qassam y disparó contra un kibutz desde Gaza, sin causar víctimas, poco después del fin oficial de la tregua entre Hamas e Israel en la Franja, informaron fuentes militares israelíes.

En un comunicado, las Brigadas Al-Quds, brazo armado de la Yihad Islámica, reivindicaron las acciones "en respuesta a los crímenes del enemigo sionista y al asesinato" hace tres días en un cibercafé de la ciudad cisjordana de Yenín de uno de sus principales milicianos.

En cuanto a la guerra dialéctica, tanto Israel como los grupos armados palestinos han aumentado el tono de sus amenazas.

"Desde nuestro punto de vista, cuando la tregua se acaba, se acaba, y el Ejército israelí actuará con todo su poderío para erradicar el fuego palestino. Hay un límite a lo que Israel es capaz de aceptar", advirtió el ministro de Infraestructuras y ex titular de Defensa, Benjamín Ben-Eliezer.

En la misma línea se expresó uno de los principales líderes de la Yihad Islámica, Nafez Azam, al subrayar que "la resistencia armada es la elección lógica, básica y natural para defender a los palestinos de la creciente agresión israelí".

Mientras tanto, los habitantes de la empobrecida Franja se preguntan ayer con preocupación si el final de la tregua de seis meses generará una nueva escalada de violencia.

Algunos creen que las cosas tampoco cambiarán mucho tras año y medio bajo un estricto bloqueo impuesto por Israel desde que el movimiento islamista Hamas tomó por la fuerza el control de la Franja.

Es el caso de Salman Abu Yazar, quien a sus 28 años se gana la vida recorriendo con su taxi las calles de la ciudad de Gaza.

"Aumentarán los ataques con cohetes de las milicias palestinas y las represalias israelíes. Como de costumbre, seguirá así durante unas semanas y morirá o resultará herida más gente inocente, hasta que Hamas o Israel se vean presionados por una tercera parte y declaren una nueva tregua", opina.

Entre el millón y medio de residentes, otros temen una peligrosa escalada de violencia en la que tendrían mucho que perder.

"No sólo Israel o los países árabes odian Gaza. También la Autoridad Nacional Palestina y el propio presidente y líder de Al-Fatah Mahmud Abbas. Todo el mundo nos odia y quiere que no vivamos bien", sostiene Jamis Hamad, dependiente de un pequeño comercio de la zona.

Para Hamas, el futuro les depara mucho más sufrimiento y menos esperanza.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (Unrwa) anunció el jueves que suspende la distribución de comida en Gaza -de la que depende la mitad de su población- por falta de suministros a causa del bloqueo.

Son las cábalas propias de una población que se despertó ayer sin el paraguas de la tregua, después de que el brazo armado de Hamas, las Brigadas de Ezedín Al-Kassem, ratificara formalmente su fin en un comunicado.

"El alto el fuego temporal con Israel ha terminado oficialmente e Israel es plenamente responsable de su fin. Si Israel incrementa sus ataques, estamos preparados para defender a nuestro pueblo", dice la nota.

Desde el 19 de junio hasta la noche del jueves, las milicias palestinas se comprometieron a dejar de lanzar cohetes y proyectiles de mortero contra las localidades vecinas en Israel, que debía, por su parte, suspender sus ataques a Gaza y levantar progresivamente el bloqueo, según los términos del alto el fuego.

Durante los cuatro primeros meses, ambas partes evitaron los enfrentamientos, aunque Israel apenas suavizó el cerco a Gaza.

Pero a principios de noviembre una operación militar israelí en Gaza para destruir un túnel presuntamente cavado por milicianos con el objeto de capturar soldados y que acabó con la vida de seis miembros de Hamas marcó un punto de inflexión.

Desde entonces, los grupos armados palestinos han disparado más de doscientos cohetes y proyectiles de mortero contra el Estado judío, sin causar víctimas.

Israel, por su parte, ha reanudado los ataques, que se han cobrado la vida de una veintena de palestinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios