Radicales arrojan bombas incendiarias contra el Instituto Francés de Atenas

  • El ataque sólo provocó daños leves en el edificio y no hay que lamentar ningún herido, ya que no se impartían clases en ese momento

Un grupo de 20 encapuchados atacó este viernes con cócteles molotov la sede del Instituto Francés en Atenas y provocó daños leves en el edificio aunque ningún herido, al tiempo que se desarrollan varias manifestaciones por la muerte el pasado día 6 de un adolescente por disparos de la Policía. 

Según informó la emisora Alpha, el grupo de asaltantes arrojó contra la sede del centro cultural galo varias bombas incendiarias que explotaron en la entrada y provocaron un incendio que fue extinguido por los bomberos. 

Una de los artefactos penetró en el interior del edificio, en el que no se impartían clases en ese momento, pero no llegó a estallar. 

El Instituto Francés está ubicado en el centro de Atenas, a escasa distancia de la Universidad, donde tiene lugar una de las concentraciones convocadas por estudiantes, docentes y trabajadores para denunciar la violencia policial, las políticas educativas y la situación económica. 

Otra protesta se desarrolla frente al Parlamento, a siete manzanas del edificio atacado. 

Los estudiantes organizan también este mediodía un concierto en las afueras de la Universidad de Atenas con cantantes populares. 

Otras dos concentraciones han sido convocadas por alumnos de secundaria en el puerto de El Pireo y en el barrio de Peristeri en Atenas, donde en la noche del miércoles resultó herido leve otro adolescente por un disparo, cuyo autor aún se desconoce. 

Ya el jueves, varias manifestaciones pacíficas convocadas por organizaciones estudiantiles y partidos de la oposición desembocaron en nuevos enfrentamientos entre radicales y la Policía en las cercanías del Parlamento. 

El centro de la capital permaneció cerrado durante seis horas debido a los disturbios, durante los que grupos de violentos quemaron tres coches, destrozaron vitrinas de tiendas y levantaron barricadas con contenedores. 

Al menos tres personas fueron hospitalizadas tras inhalar los gases lacrimógenos empleados por los agentes antidisturbios para dispersar a los radicales. 

Ocho personas fueron arrestadas el jueves, con lo que el número de detenidos en las dos semanas de protestas se eleva ya a 240. 

La muerte por disparos de un policía del joven de 15 años Alexis Grigoropulos ha desatado una ola de protestas y disturbios contra el Gobierno conservador griego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios