Merkel define a su Gobierno como una "brújula firme" en "tiempos turbulentos"

  • La canciller alemana es ratificada como líder de la CDU con el 97,94% de los votos a menos de un año de las elecciones

La canciller alemana, Angela Merkel, se orientó ayer claramente hacia su reelección en los comicios generales de otoño de 2013 tras obtener el respaldo apabullante de sus filas y presentarse como el ancla de solidez que Alemania y el mundo precisan en estos tiempos revueltos.

La canciller fue ratificada como presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) con un abrumador 97,94% de los votos del millar de delegados presentes en el congreso de la formación en Hannover y considerado el pistoletazo oficial de la campaña electoral.

En un discurso de una hora volcado a elogiar la gestión de su Gobierno y jalonado con ocho minutos de ovación, Merkel definió la CDU que preside desde 2000 y su actual coalición con los liberales como una "brújula firme" en los "tiempos turbulentos" que vive tanto la zona euro como el resto del mundo, para citar entre esos exponentes de conflicto a Oriente Próximo.

El congreso de la CDU es una especie de tregua "entre amigos" en la apretada agenda de la canciller, quien hoy, en cuanto se cierre la cita, regresará a Berlín para recibir al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El mundo atraviesa momentos difíciles, más allá de la persistente situación crítica en la zona euro, fue el mensaje de Merkel, para advertir que nadie puede hacer "pronósticos serios" de cuándo se superará la crisis de endeudamiento. "No hay que bajar la guardia. Tenemos que mantenernos alerta", dijo en relación a la zona euro. "Tenemos los instrumentos que necesitamos" para hacer frente a una crisis de la que "el euro saldrá reforzado", insistió.

Por otro lado, la canciller señaló que "la crisis no se resolverá de la noche a la mañana porque no se originó tampoco de repente".

Merkel, muy en el estilo, enumeró los logros de su Ejecutivo, que definió como "el mejor Gobierno desde la reunificación alemana", lo que a su juicio demuestra la buena situación de su mercado laboral como el que siga siendo el motor de Europa, mientras otros socios están en recesión.

Como si estuviera ya en campaña, la canciller rompió una lanza a favor de sus socios de coalición, el Partido Liberal (FDP), tal vez motivada por la reclamación que ayer le dirigió el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, de esa formación, al pedirle un pronunciamiento explícito de compromiso.

"En estos tiempos, ninguna otra coalición puede dirigir nuestro país hacia un futuro mejor", dijo la canciller, haciendo extensiva la imagen de solidez hacia un partido que no siempre se comportó como un aliado fácil, pero que sigue siendo su socio natural.

La reunión de la CDU en Hannover será seguida el domingo, en esa misma ciudad, por otro congreso, en formato reducido, del Partido Socialdemócrata (SPD), con el único objetivo de que las bases ratifiquen como candidato a la cancillería a Peer Steinbrück.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios