Karadzic llega a la cárcel del Tribunal de La Haya

  • El fiscal jefe atribuye a Serbia "todo el mérito" de la detención del ex líder, que se defenderá a sí mismo.

El ex presidente y presunto criminal de guerra Radovan Karadzic ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), detenido la semana pasada cerca de Belgrado después de trece años huido de la Justicia, se encuentra desde esta madrugada en la prisión de Scheveningen, en La Haya, donde tendrá que responder por los cargos de genocidio, crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra.

El fiscal jefe del TPIY, Serge Brammertz, aseguró tras la extradición que "todo el mérito" de la detención corresponde a Serbia. Precisamente, Países Bajos volvió a bloquear ayer el Acuerdo de Asociación y Estabilización de la UE con Serbia por considerar que no se ha producido la "plena cooperación" de Belgrado con el Tribunal. El portavoz del Ministerio holandés de Asuntos Exteriores, Rob Dekker, declaró hoy a la agencia estatal serbia de noticias Tanjug que la extradición supone un "paso positivo".

Hacia las 07:07, dos automóviles todoterreno con los cristales oscurecidos entraron en el centro penitenciario de Scheveningen, donde esperaban decenas de cámaras de televisión. Se cree que en uno de ellos viajaba Karadzic, quien había salido del aeropuerto de Belgrado hacia las cuatro de la mañana y llegado al de Rotterdam a las 6:30. Poco antes, el Ministerio de Justicia serbio había dado luz verde a la extradición después de que el Tribunal de Distrito de Belgrado confirmase que se cumplían todos los requisitos para la transferencia de Karadzic a los Países Bajos.

Karadzic comparecerá por primera vez este jueves, a las 16:00, ante el juez Alphons Orie, según anunció el propio TPIY. De acuerdo con el procedimiento habitual, en esta primera comparecencia escuchará el acta de acusación y tendrá derecho a exigir que se le lean únicamente los cargos o incluso que no se le lea ni un solo fragmento del texto. Los jueces le pedirán que se declare culpable o inocente. Si renuncia a ello, todo el procedimiento será aplazado y tendrá 30 días para reconsiderar su postura. Si vuelve a negarse, se entenderá que se declara 'no culpable'.

De momento resulta muy difícil prever cuánto durará el juicio. Algunos casos han necesitado meses y otros entre uno y dos años. El juicio contra el fallecido presidente yugoslavo y serbio Slobodan Milosevic había entrado en su quinto año cuando falleció en Scheveningen en marzo de 2006.

Entretanto, Karadzic permanecerá recluido en una celda sencilla con baño propio en la prisión de esta localidad costera con el Mar del Norte que alberga en la actualidad a 37 detenidos en relación con las guerras de Croacia, Bosnia y Kosovo. Dado que seguramente opte por dirigir su propia defensa, posiblemente se le permita utilizar una oficina con un ordenador conectado a Internet, al igual que se hizo con Milosevic.

El mérito es de Serbia

"Radovan Karadzic se encuentra en estos momentos en custodia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia", manifestó Serge Brammertz en su primera declaración tras la llegada de Karadzic a La Haya. "Después de trece años huido, llegó a primera hora de esta mañana a Países Bajos y fue trasladado a la Unidad de Detención de Naciones Unidas en La Haya", prosiguió.

"La detención de Radovan Karadzic es inmensamente importante para las víctimas que habían esperado tanto tiempo a que llegara este día", aseveró Brammertz. "Es también importante para la Justicia internacional, porque demuestra claramente que no hay otra alternativa que la detención de los criminales de guerra y que no hay refugios seguros para los fugitivos", añadió.

Serge Brammertz aseguró que "todo el mérito" de su captura y entrega corresponde a las autoridades de Belgrado. "Esta detención es un logro importante en la cooperación de Serbia con el Tribunal", manifestó. "Quiero mencionar especialmente al Consejo de Seguridad Nacional, al Equipo de Acción de Serbia para la búsqueda de fugitivos y a la Oficina del Fiscal para Crímenes de Guerra de Belgrado", declaró.

Según el fiscal, el juicio a Karadzic "será complejo", ya que "está acusado de los más graves crímenes en virtud del Derecho Internacional: genocidio, crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra". "A fin de demostrar estos graves crímenes, la Fiscalía presentará una importante cantidad de pruebas, incluido el testimonio de muchos testigos", prosiguió.

El acta de acusación

Entre mayo y diciembre de 1992, Radovan Karadzic perteneció a la Presidencia conjunta de la República Serbia de Bosnia (República Srpska, RS). El 17 de diciembre de 1992 asumió la presidencia única de la RS, cargo que ejerció hasta su dimisión el 19 de julio de 1996, y fue elegido comandante supremo de las Fuerzas Armadas de los Serbios de Bosnia (VRS).

Karadzic fue acusado por el TPIY en julio de 1995 de 16 cargos, uno por genocidio y tres por crímenes contra la Humanidad, en relación con los 43 meses que duró el cerco de Sarajevo, en el que murieron alrededor de 11.000 personas, incluidos 1.600 niños. En noviembre de ese mismo año fue acusado de 20 cargos, uno por genocidio y nueve por crímenes contra la Humanidad, en relación con la matanza de Srebrenica, en la que fueron asesinados alrededor de 8.000 varones de todas las edades.

Según el acta de acusación, las fuerzas bajo el mando de Karadzic mataron a civiles no serbios durante y después de diversas operaciones armadas en zonas que "incluyen, aunque no sólo, municipios de Bosnia y Herzegovina", entre los que figuran Bijeljina, Bratunac, Bosanski Samac, Brcko, Doboj, Foca, Ilijas, Kluj, Kotor Varos, Novi Grad, Prijedor, Rogatica, Sanski Most, Srebrenica, Visegrad, Vlasenica, Zavidovici y Zvornik.

Durante estos ataques, las fuerzas serbias "reunieron a miles de no serbios y los trasladaron a más de 20 centros de detención", donde "las fuerzas comandadas por Karadzic mataron, torturaron, maltrataron y agredieron sexualmente a los no serbios", prosigue el texto.

La Fiscalía del TPIY responsabiliza también a Radovan Karadzic de la campaña de bombardeos y de los disparos de francotiradores contra los barrios civiles de Sarajevo, que causaron "miles de muertos y heridos entre la población civil, entre ellos niños y ancianos". Según el acta de acusación, "estos crímenes y otros de los que Radovan Karadzic debe responder fueron cometidos en el marco de una campaña cuyo objetivo era tomar el control de las regiones que habían sido declaradas como parte integrante de la República Srpska".

"Radovan Karadzic y otras personas tomaron medidas cuyo objetivo era forzar a los no serbios a abandonar estas regiones, expulsar a las personas que se negaban a salir y eliminar al resto, a fin de reducir considerablemente la cantidad de población no serbia", añade el acta, que precisa que los otros dos miembros de la Presidencia hasta diciembre de 1992, Momcilo Krajisnik y Biljana Plavsic -quien sucedió a Karadzic en la Presidencia de la RS en 1996 y quien actualmente cumple pena en Suecia después de reconocer sus responsabilidades y expresar sus remordimientos ante el TPIY- figuran entre los coautores de estos crímenes.

Aparte, Radovan Karadzic debe también responder de genocidio por la muerte de alrededor de 8.000 varones musulmanes de todas las edades en la "zona de seguridad" de Srebrenica, una localidad que entre el 6 y el 11 de julio de 1995 fue atacada por una combinación de fuerzas serbobosnias al mando del general Ratko Mladic. El 12 de julio, una vez ocupada la ciudad y separadas las mujeres de los hombres, comenzaron las matanzas, que duraron hasta el 17 de julio y que están consideradas las más importantes perpetradas en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios