Israel prepara el castigo sobre Gaza

  • El Ejército espera sólo una orden para actuar "con toda la fuerza" contra las milicias palestinas · El Gobierno advierte que "es el momento de decir basta" tras impactar hasta 160 cohetes en su territorio en una semana

La eterna crisis de Oriente Próximo amenaza con dar una nueva vuelta de tuerca en los próximos días, quizás horas. El lanzamiento desde el viernes pasado, cuando venció la tregua entre ambas partes, de hasta 160 misiles sobre territorio de Israel desde los territorios palestinos ha agotado la paciencia del Ejecutivo de Tel Aviv, que ayer lanzó una seria advertencia: está en disposición de autorizar en cualquier momento una operación militar sobre la Franja de Gaza que ponga freno a los ataques de las milicias radicales. El jefe del Estado Mayor, el general Gabi Ashkenazi, lo refrendó al asegurar que las tropas están preparadas para actuar "con toda la fuerza" con el objetivo de restaurar la seguridad en el sur del país, donde aterrizan los cohetes.

"Sólo a unos pocos kilómetros de aquí, la organización terrorista Hamas está trastocando la rutina diaria de los israelíes del sur disparando decenas de cohetes e intentando meter miedo a nuestros ciudadanos", declaró Ashkenazi en una ceremonia de graduación de pilotos en Hatzerim. A su juicio, la "actual situación no puede continuar", por lo que manifestó que el Ejército necesitará "utilizar toda su fuerza para combatir la infraestructura terrorista y para crear una nueva situación segura alrededor de la Franja de Gaza".

Unas horas antes, el mensaje, idéntico, había llegado desde el Gobierno. La ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, aseguró desde El Cairo que ha llegado el momento de cambiar la situación en Gaza y que Israel no soportará más ataques desde este territorio, controlado por Hamas desde junio de 2007, contra las poblaciones israelíes del sur del país.

La ministra hizo esas declaraciones en una rueda de prensa celebrada junto a su homólogo egipcio, Ahmed Abul Gheit, tras reunirse con el presidente egipcio, Hosni Mubarak. "El movimiento Hamas debe darse cuenta de que el deseo de Israel por conseguir la paz en la región no significa que vaya a soportar la actual situación por mucho tiempo", aseguró Livni.

La visita a Egipto se producía un día después de que milicianos de distintas facciones en Gaza, incluido el brazo armado de Hamas, dispararan cerca de dos centenares de cohetes y proyectiles de mortero contra suelo israelí, que no causaron heridos pero sí gran revuelo social. "Es el momento de decir basta. Israel no puede permitir una situación en la que Hamas continúa lanzando ataques contra él. Esta realidad debe ser cambiada y es lo que Israel va a hacer", insistió la jefa de la diplomacia.

La responsable israelí responsabilizó a Hamas del deterioro de la situación humanitaria en Gaza y aseguró que la situación comenzó a empeorar cuando este grupo islámico se hizo con el control de la zona hace ahora año y medio, situación que provocó un férreo bloqueo económico que dura hasta hoy y que padecen miles de ciudadanos sin recursos.

Las declaraciones de Livni estaban en la misma línea que las palabras pronunciadas por la mañana en Israel por el ministro de Defensa, Ehud Barak, quien no dudó en advertir a las milicias palestinas en Gaza de que pagarán un "precio muy alto" si continúan sus ataques contra Israel.

El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, en tanto, pidió a la población de la Franja de Gaza a través de la cadena árabe Al Arabiya que detenga la violencia de Hamas. Olmert reclamó a los habitantes de la zona que presionen a Hamas para que deje de lanzar cohetes de fabricación casera contra territorio israelí, apelando a lo duras que pueden ser las consecuencias si las acciones no cesan. "Se lo digo en un llamamiento de último minuto: ¡deténganlo! Ustedes, los ciudadanos de Gaza, pueden detenerlo", sentenció el jefe del Gobierno israelí en una entrevista que publicaron ayer varios medios de comunicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios