Entra en vigor la Constitución kosovar con la oposición de los serbios

  • Belgrado insiste en que no tiene valor jurídico y llevará a consecuencias nocivas

La Constitución del Kosovo independiente entró en vigor ayer pese a la férrea oposición de Belgrado, marcando el inicio de una reconfiguración del poder en la ex provincia serbia. El presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, celebró la fecha firmando una serie de leyes que hasta ahora habrían necesitado el aval de la misión de la ONU (Minuk) que administra el territorio desde el final del conflicto de 1998-1999 entre las fuerzas del régimen serbio de Milosevic y los separatistas de etnia albanesa de Kosovo.

"La adopción de la Constitución representa el segundo momento histórico más importante para Kosovo tras la proclamación de la independencia", afirmó Sejdiu.

Cuatro meses después de su proclamación unilateral de independencia, el 17 de febrero, la entrada en vigor de la Constitución representa para los albano-kosovares -más del 90% de una población de dos millones- una etapa importante hacia una mayor soberanía.

Pero Serbia que, con el apoyo de Rusia, continúa oponiéndose a la independencia de un territorio al que considera como la cuna de su historia, afirmó que la Constitución kosovar no tiene valor. "Es un acontecimiento político, con consecuencias nocivas. Para Serbia no es jurídicamente válido", afirmó el presidente Tadic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios