Cien países firman la prohibición de las bombas de racimo sin EEUU, Rusia ni China

  • La ausencia de los principales productores lastra el proceso impulsado por Noruega

Alrededor de un centenar de países firmaron ayer en Oslo el tratado internacional para la prohibición de las bombas de racimo e instaron a los principales productores, como Estados Unidos, Rusia y China, a sumarse a la iniciativa.

La ausencia de estos países y de otros como la India, Israel, Pakistán, Polonia y Finlandia lastra un proceso impulsado por las autoridades noruegas en los dos últimos años y que concluyó el pasado mayo con la negociación del documento firmado en Oslo.

El tratado recibió el apoyo de 18 de los 26 miembros de la OTAN, y países como Francia, Alemania, Gran Bretaña, Japón y España enviaron a sus ministros de Exteriores a Oslo para hacer más visible su compromiso con la iniciativa.

Incluso alguno como Afganistán, que se había negado a hacerlo por ser un país en guerra, cambió a última hora de opinión, según anunció su representante, lo que provocó un estallido de júbilo entre los asistentes en el Ayuntamiento de Oslo.

El acuerdo aprobado prohíbe el uso, desarrollo, fabricación, adquisición y almacenamiento de las bombas de racimo y mejora la asistencia a las víctimas, la mayoría civiles.

El ministro de Asuntos Exteriores noruego, Jonas Gahr Støre, que ejerció de anfitrión de la ceremonia, calificó de "histórico" el día, y comunicó que el tratado ya ha sido ratificado por los Parlamentos de cuatro países, entre ellos el suyo.

Para que el tratado entre en vigor es necesario que al menos treinta países lo ratifiquen, algo que Støre espera que ocurra en el año 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios