Brown aboga en Belén por Jerusalén como capital de dos estados

  • El primer ministro británico condena la expansión de los asentamientos en Cisjordania

El primer ministro británico, Gordon Brown, realizó ayer su primera visita oficial a Israel y Cisjordania, en la que se mostró a favor de una Jerusalén que sea capital de israelíes y palestinos.

Brown visitó ayer Jerusalén, donde se reunió con el presidente israelí, Simon Peres, y posteriormente se dirigió a la ciudad cisjordana de Belén para entrevistarse con el líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas.

En una rueda de prensa en Belén, Brown abogó por el establecimiento de un Estado palestino delimitado por las fronteras previas a la guerra de 1967, cuando Israel ocupó Gaza y Cisjordania, y defendió "una solución justa basada en el establecimiento de dos estados con Jerusalén como capital para los dos pueblos".

Los israelíes consideran que Jerusalén es la "capital eterna e indivisible del pueblo y del Estado judío", pero los palestinos reclaman la mitad oriental como capital para su futuro Estado.

El premier británico aseguró que lograr un acuerdo final que sea justo para el pueblo palestino y que al mismo tiempo garantice la seguridad de Israel es un objetivo viable.

Durante su visita a Belén Brown anunció una ayuda de sesenta millones de dólares a la ANP, dividida entre ayuda directa al presupuesto del Gobierno palestino y financiación a distintos proyectos en los territorios ocupados.

También condenó la expansión de los asentamientos judíos en Cisjordania que, aseguró, es completamente contraria a los intereses del Cuarteto para Oriente Próximo (EEUU, la UE, Rusia y la ONU), que trata de impulsar el proceso de paz. "Es necesario parar la expansión de los asentamientos y la violencia", dijo.

Brown regresó anoche a Jerusalén para entrevistarse y cenar con su homólogo israelí, Ehud Olmert. Hoy tiene previsto reunirse con la ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni; el titular de Defensa, Ehud Barak, y el líder de la oposición, Benjamin Netanyahu.

Por otro lado, Brown calificó de "aborrecible" el vídeo del supuesto suicidio de uno de los cinco rehenes británicos secuestrados en mayo de 2007 en Iraq y reclamó a sus captores la "inmediata" puesta en libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios