PRUEBA

Skoda Karoq 2.0 TDI 150CV 4x4 Style: Un SUV muy equilibrado

  • El Karoq confirma la tendencia de Skoda de cómo está mejorando notablemente sus últimos productos. Sus dimensiones son compactas pero su amplitud interior le convierte en un modelo polivalente.

Skoda Karoq 2.0 TDI 150CV 4x4 Style: Un SUV muy equilibrado Skoda Karoq 2.0 TDI 150CV 4x4 Style: Un SUV muy equilibrado

Skoda Karoq 2.0 TDI 150CV 4x4 Style: Un SUV muy equilibrado

El Skoda Karoq demuestra la importancia que se está dando a la marca checa dentro del grupo Volkswagen, ya que a  nivel de acabados y calidad general es un modelo que se acerca, y mucho, a dos pesos pesados del grupo, el Seat Ateca y el Volkswagen Tiguan.

Por similitud en precio y nivel de acabados nos centraremos en comparar el Skoda Karoq con el Seat Ateca, puesto que el Tiguan se encuentra un nivel por encima en estos apartados. Además el Karoq y el Ateca comparten la misma plataforma MQB, por lo que sus dimensiones son prácticamente idénticas.

Por fuera un punto más de seriedad

El diseño del Skoda Karoq es quizás algo más sobrio que el del Ateca. Unas líneas más redondeadas y la presencia de elementos cromados  le dan al Skoda un aire más elegante, mientras que el Seat Ateca apuesta por el dinamismo con líneas algo más afiladas.

Pese a sus dimensiones contenidas, ofrece una enorme habitabilidad. Pese a sus dimensiones contenidas, ofrece una enorme habitabilidad.

Pese a sus dimensiones contenidas, ofrece una enorme habitabilidad.

El Skoda Karoq mide 4,38 metros, esto son solo dos centímetros más que el Seat Ateca, y se deben a una cuestión meramente estética en el diseño de los paragolpes. En ancho y largo no diferencia alguna, 1.84 m de ancho y 1.63 de alto.

La capacidad del maletero sorprende ya que es de 520 litros, diez más que el Ateca. Decimos que sorprende porque el Karoq es uno de los coches más pequeños del segmento y consigue una de las mejores cifras en cuanto a capacidad de carga se refiere.

El Skoda Karoq incorpora el sistema VarioFlex, que permite mover longitudinalmente los asientos traseros  e incluso extraerlos, para configurar el espacio interior a nuestro gusto. Si esto no fuese suficiente podemos alcanzar 1.630 litros de carga abatiendo todos los asientos.

La calidad también se nota en el interior

Aunque no encontramos  muchos plásticos mullidos la calidad que se percibe es muy buena, ya que el ajuste de los materiales y la construcción del salpicadero es más que correcta. El acabado que menos convence es el de la tapicería de serie, desentona un poco con el resto de materiales.

Como novedad el Karoq será el primer Skoda que podrá contar con un tablero de instrumentos digital, el Seat Ateca carece de esta opción.

Mientras que el Ateca más dinámico, el Karoq más cómodo y práctico. Mientras que el Ateca más dinámico, el Karoq más cómodo y práctico.

Mientras que el Ateca más dinámico, el Karoq más cómodo y práctico.

La gama del Karoq se divide en dos niveles de acabado, Ambition y Style. En ambos encontramos pantalla táctil, pero en el segundo es  de mayor tamaño alcanzando las 9,2”. La resolución es muy buena, así como la altura de colocación y la navegación entre menús. Cuenta con la posibilidad de conectar un Smartphone mediante Android Auto y Apple Car Play.

Los ocupantes de las plazas delanteras encontrarán espacio en todas las direcciones, así como huecos para dejar efectos personales. Los asientos ofrecen una buena sujeción y son cómodos en viajes largos.

En los asientos traseros el espacio vuelve a ser correcto y la altura al techo también. El tercer ocupante encontrará poco espacio para las piernas debido a la altura del túnel de transmisión, aunque esto pueda encontrar justificación en la tracción 4x4.

No son solo “detallitos”

El Skoda Karoq está repleto de soluciones ‘simply clever’, así es como las denomina la marca. Algunos ejemplos son los bolsillos que encontramos en el lateral de los asientos, una linterna extraíble que también sirve como luz del maletero o incluso un paraguas debajo del asiento del copiloto.

La unidad de pruebas no lo llevaba pero puede incorporar el cuadro de instrumentos digital. La unidad de pruebas no lo llevaba pero puede incorporar el cuadro de instrumentos digital.

La unidad de pruebas no lo llevaba pero puede incorporar el cuadro de instrumentos digital.

El sistema Vario Flex forma parte también de esta filosofía, y es una solución que realmente aporta un extra de versatilidad al vehículo. Y es que es ahí donde encontramos el carácter de este coche, en la practicidad.

Una sola plataforma para gobernarlos a todos

El comportamiento en carretera del Karoq es digno de admiración. La culpa de esto la tiene en gran parte la plataforma MQB, ya que aporta una rigidez en el chasis muy buena, lo que se traduce en una mejor pisada y estabilidad.

La suspensión es más dura que blanda, esto viene muy bien a la hora de afrontar carreteras sinuosas, pero tiene su pega cuando el asfalto es irregular, ya que transmite más deseado las imperfecciones del firme al pasaje. A pesar de esto debemos decir que el Skoda Karoq es un coche muy cómodo.

Es cómodo para los pasajeros, pero también para el conductor, ya que se pueden añadir ayudas a la conducción como el control de crucero adaptativo o el asistente de centrado de carril.

2.0 TDI 150 CV, muy bueno, pero tampoco perfecto

Este motor encaja perfectamente con el Skoda Karoq, ya que lo mueve con soltura y es capaz de mantener velocidades de crucero elevadas sin esfuerzo aun con el coche cargado.  En viajes largos pocas veces nos veremos obligados a bajar de marcha, ni siquiera para adelantar.

Es diésel, y como todos los diésel tiene ventajas y desventajas. En frio es bastante rumoroso y a bajas revoluciones no tiene una gran respuesta.

Las plazas delanteras cuentan con una distancia libre al techo muy elevada. Las plazas delanteras cuentan con una distancia libre al techo muy elevada.

Las plazas delanteras cuentan con una distancia libre al techo muy elevada.

El consumo no es alto, pero tampoco bajo, podemos conseguir medias cercanas a los 7 litros a velocidades legales.

4x4 efectivo

Para condiciones adversas contamos con dos modos de conducción dedicados, son ‘Off road’ y ‘Snow’. Aquí se modifican parámetros como la respuesta del acelerador o el reparto de par entre ejes. También se agudiza la respuesta del diferencial autoblocante LSD para que sea más inmediata.

La tracción total del Karoq no es permanente, en condiciones normales el 95% del par se envía al eje delantero. La variación en el reparto se efectúa con un embrague ‘Haldex’, se consigue así que el consumo sea más contenido, pero por otro lado hasta que no se detecta una pérdida de tracción no contamos con los beneficios del sistema. 

Sin embargo el Karoq responde con rapidez y saldrá sin problema de dificultades moderadamente complicadas, como superficies con poca adherencia o caminos sin asfaltar.

Conclusión

Skoda lleva varios años mejorando notablemente sus productos, el Karoq solo puede confirmar esta buena tendencia. Podríamos considerarlo como la culminación de la asociación entre Skoda y el grupo VAG.

Sus dimensiones le permiten moverse con soltura por ciudad y realizar grandes viajes con equipaje, es un equilibrio entre compacto y SUV grande.

Las plazas traseras son de las mejores del segmento. Las plazas traseras son de las mejores del segmento.

Las plazas traseras son de las mejores del segmento.

No todo son buenas noticias  ya que la mejora en calidades también repercute en el bolsillo, encontrándonos con un Skoda algo más caro que de costumbre, pero porque lo vale.

Respecto al Ateca pocas diferencias podemos encontrar, aunque es cierto que el precio del Skoda puede ser más elevado ya que cuenta con más elementos opcionales. El principal factor diferenciador es su carácter, siendo el Ateca más dinámico y el Karoq más cómodo y práctico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios