El último día de una fiesta abierta a toda la provincia

  • Los responsables de las casetas y los feriantes achacan al mal tiempo y a la recesión económica la bajada de visitantes y de ventas en días fuertes como el domingo y el viernes · El Arenal recibió ayera partir de mediodía a cientos de visitantes llegados de municipios de todos los puntos de Córdoba

El cansancio se notó ayer en El Arenal. Poca gente a mediodía, zapatos embarrados, taquillas sin cola, paseos tranquilos de una punta a otra sobre el albero embarrado... Fue un día de resaca, de gastar las últimas energías y las últimas monedas tras una semana de nubes amenazantes y tormentas repentinas. La tarde se animó con el desembarco de visitantes de toda la provincia, con los últimos paseos a caballo y los últimos botellones junto al Guadalquivir, y los fuegos artificiales de la medianoche advirtieron que la Feria estaba a punto de terminar. Algunos cerraron el monedero en ese momento, pero otros muchos apuraron hasta que llegó la mañana.

Para los feriantes y los responsables de las casetas fue un día de hacer cuentas de una semana que transcurrió con las miradas centradas en el cielo y en las hipotecas, una fiesta "rarilla", como resumió el encargado de la caseta Vuelva Usted Mañana, Rafael Moreno. "Le echo la culpa a la lluvia, aunque también se está hablando muchísimo de la crisis económica. Normalmente llueve un solo día, pero este año el agua ha incordiado desde la inauguración", lamentó.

La sensación de una semana vivida a medio gas, con muchos días de poco trasiego, fue la conclusión que más repitieron los encargados de los negocios. Ya sea por la economía o por la meteorología. "La culpa es compartida", concluyó el responsable de La Carnavalesca, Antonio Pérez. "Antes vendíamos cinco cubatas y una jarra de rebujito, y éste ha sido el año de los rebujitos. Cuando la cartera está regular, hay que repartir los gastos", apuntó. "El único mediodía fuerte fue el del miércoles. Ni el sábado ni el viernes se alcanzaron las expectativas", resumió.

La caseta de UGT, junto al Guadalquivir, también ha vivido una Feria "por debajo de otros años", resumió uno de sus encargados, Rafael Ramírez. "Llevamos 14 años haciendo Feria, y podemos asegurar que esta año el bajón ha sido del 15%", calculó. "El viernes y el domingo fueron días malos en comparación con otros años. Y a esto hay que sumar que el lunes, el martes y el jueves tampoco fueron días de mucho público", lamentó Ramírez, quien culpó de esta situación a la meteorología. "La gente suele hacer una previsión para los gastos de Feria, así que no creo que el descenso de público sea achacable a la economía", concluyó.

En la caseta de Los Forofos del Córdoba, las fiestas de Nuestra Señora de la Salud de este año tampoco se recordarán como unas de las mejores, independientemente del suplicio deportivo de los seguidores del equipo local. "Para el cachondeo tenemos todos dinero, pero las previsiones no se han cumplido, ya que pensamos que al coincidir el fin de la Feria con el inicio del mes habría más gasto porque estamos recién cobrados", argumentó el responsable de este local, Francisco Baena. En la caseta de la Vera-Cruz, el viernes también fue "bastante flojo" -dijo el encargado de este recinto, Francisco Sánchez-, al igual que en el Club de Comunicaciones. "En los días de lluvia se ha notado bastante que ha venido menos gente, sobre todo de los pueblos", dijo el responsable de esta caseta, José Moreno.

Las atracciones de la calle del Infierno también se vieron perjudicadas por la escasez económica. Llueva o haga sol, cuando hay que apretarse el cinturón el dinero se queda en las casetas y se diluye entre copa y copa de vino, o entre cubata y cubata. "En todas las ferias se está notando que no estamos en nuestro mejor momento. Hay que pagar las hipotecas y tenemos que reducir los gastos", resumió Karina, una trabajadora de la empresa Beni Games World. Ni en las fiestas de Jerez de la Frontera ni en Sevilla los resultados económicos fueron mucho mejores que en Córdoba. A la misma conclusión llegó el responsable de la atracción King Loop, Oleh Holoskou, de Ucrania: "La gente tiene dinero para irse a bailar, pero no tanto para gastarlo en una atracción. Y menos, si llueve", concluyó.

Los nubarrones negros que a mediodía amenazaban con descargar sobre El Arenal no impidieron que cientos de personas procedentes de toda la provincia se sumaran a la fiesta conforme avanzó la tarde. "Venimos todos los años, llueva o nieve", bromeó un joven procedente de Aguilar de la Frontera, José Luis Martínez, ataviado con "zapatos cómodos y con ganas de pasar toda la noche de juerga". Un paseo en autobús lo llevará hoy por la mañana de vuelta a la localidad de la Campiña. "Ya es una tradición en el grupo de amigos. Tenemos que poner todas las agendas al día para poder disfrutar del segundo sábado de Feria", aseguró. Botellón junto al río y peregrinaje por las casetas: de Malva y Oro a La Quijotá, de Derechos y Ladeaos a El Picaero. Una hamburguesa a medianoche y horas y horas de baile.

En las casas de Montilla y el Valle de Los Pedroches también se notó durante todo el día la presencia de visitantes. "Hay que tomarse un buen vino de la tierra como aperitivo antes de liarse con los cubatas", propuso Arturo Ruiz, un montillano que llegó a mediodía al recinto acompañado por su familia. En la caseta del Valle de Los Pedroches, el principal atractivo es la carne de la tierra: "La mejor de toda la Feria", aseguró una pozoalbense, Carmen Luque.

La Feria se animó por la tarde, cuando llegaron cientos de visitantes de la provincia. También desde otros puntos de Andalucía, como Sevilla: "Es la primera vez que venimos y nos ha sorprendido, porque podemos entrar en cualquier caseta y hay muchísimo donde elegir. Es más variada que la de Sevilla, aunque aquella es más grande", apostilló Manuel Molina, un vecino del barrio sevillano de Nervión "aficionado a todas las fiestas cuando la cartera la permite". Los fuegos artificiales de la medianoche hicieron que muchos cerraran los monederos hasta el próximo año; otros alargaron la fiesta hasta el amanecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios