La pistola intervenida a Txeroki no fue la utilizada en el atentado de Capbreton

  • Interior carece de pruebas que corroboren la confesión de miembros del comando Nafarroa

Todavía no hay pruebas claras y "contundentes" que impliquen directamente a Garikoitz Aspiazu, Txeroki, en los asesinatos de Capbreton, donde la banda terrorista ETA mató el diciembre de 2007 a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno. Así lo reconoció ayer en León el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que reveló que la pistola que se le intervino al jefe de los comandos de ETA al ser detenido en Francia no coincide con el arma utilizada para asesinar a los dos agentes.

El ministro reconoció que todavía no hay pruebas suficientes que permitan asegurar que Txeroki fue uno de los autores materiales de los asesinatos de Centeno y Trapero, tal y como aseguraron varios miembros del desarticulado comando Nafarroa . "La historia que cuentan estos dos detenidos es que Txeroki les dijo, a lo largo de un cursillo de dos días que les dio en el sur de Francia, que había sido él personalmente el que había matado a los dos guardias civiles", recordó el titular de Interior, que señaló que los investigadores dieron total credibilidad a esta versión ya que, no se encuentra ninguna lógica para imaginar por qué alguien puede acusarse a sí mismo de dos asesinatos si no los ha cometido".

Francia entregó ayer al etarra Javier Aguirre Odriozola, reclamado por la Audiencia Nacional por pertenencia a banda armada, terrorismo y tenencia de armas, municiones y explosivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios