Zapatero se reunirá con Rajoy el 23 de julio

  • El presidente del Gobierno y el líder del PP se reunirán el próximo 23 de julio en la Moncloa para abordar, entre otros temas, la crisis económica.

Comentarios 3

La reunión convocada entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy para el próximo día 23 de julio en el Palacio de la Moncloa será la novena que mantengan desde el año 2004 y la primera que celebren en esta legislatura, tras unos meses desde las elecciones de tímido acercamiento entre PSOE y PP.

Más de cuatro meses después de las elecciones generales, Rodríguez Zapatero y Rajoy mantendrán en el Palacio de la Moncloa su primer encuentro que estará marcado por una rebaja sustancial de la crispación política entre el Gobierno y el principal partido de la oposición en estos primeros compases de la nueva legislatura.

En esta ocasión, según han informado a Efe fuentes del Gobierno, el principal objetivo de la reunión será analizar la lucha antiterrorista y la marcha de las conversaciones entre PSOE y PP para renovar las vacantes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional (TC), así como la financiación autonómica y la evolución de la economía española.

Aunque el jefe del Gobierno se comprometió desde un primer momento a llamar al líder de la oposición para mantener una reunión, ambos han preferido esperar a la celebración de sus respectivos congresos para este cara a cara en Moncloa.

Mientras tanto, Rodríguez Zapatero sí se ha reunido con algunos presidentes autonómicos, entre ellos el lehendakari, Juan José Ibarretxe, el canario Paulino Rivero, el cántabro Miguel Ángel Revilla y el castellano-leonés Juan Vicente Herrera.

La última reunión que mantuvieron Rodríguez Zapatero y Rajoy fue el 11 de junio de 2007, en la que ambos dieron por sentadas las bases para intentar recuperar paulatinamente y sin condiciones la confianza mutua y la unidad frente a ETA tras el anuncio de la ruptura del alto el fuego por parte de la banda terrorista.

Una confianza que en este último año no han conseguido alcanzar, aunque tras las elecciones del 9 de marzo existe una mayor predisposición por ambas partes para el consenso.

Con anterioridad se habían reunido el 8 de enero del año pasado, nueve días después de que ETA colocara una furgoneta bomba en el aparcamiento de la T-4 del aeropuerto de Barajas, una explosión que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos.

Entonces, Zapatero y Rajoy no consiguieron llegar a ningún acercamiento en materia antiterrorista y finalizaron la reunión con reproches mutuos sobre sus respectivas actuaciones.

Aquel encuentro fue precedido por otro celebrado sólo unos días antes, el 22 de diciembre de 2006, en la que Zapatero y Rajoy volvieron a escenificar su desacuerdo sobre el proceso de paz.

Ese mismo año ambos celebraron otra entrevista, el 28 de marzo, tras el anuncio de alto el fuego de ETA y sirvió para que Zapatero y Rajoy constataran haber dado un paso para recuperar la confianza, después de que el jefe del Gobierno garantizara información sobre el proceso de paz al líder del PP y éste expresase su apoyo y el de su partido en el objetivo de acabar con la banda terrorista.

Hasta en cuatro ocasiones más se reunieron el presidente del Ejecutivo y el líder de la oposición en la anterior legislatura: el 24 de mayo y el 7 de septiembre de 2004, y el 14 de enero y el 5 de septiembre de 2005.

El diálogo sobre la reforma de la Constitución y los Estatutos de autonomía centró el primer encuentro que mantuvieron Rajoy y Zapatero, con este último ya en el Palacio de la Moncloa tras ganar las elecciones generales del 14 de marzo de 2004.

La segunda, el 7 de septiembre de 2004, sólo sirvió para que ahondaran en sus diferencias respecto a las reformas territoriales y la tercera -el 14 de enero de 2005- se ocupó del Plan Ibarretxe, cuya toma en consideración se debatía unos días después en el Congreso de los Diputados y que fue rechazada.

En el encuentro que mantuvieron en septiembre de 2005, los temas principales fueron la política antiterrorista, la reforma de los estatutos y la política exterior, y se cerró con invitaciones al diálogo, acuerdo y reflexión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios