Zapatero asegura a Ingrid Betancourt que será "muy bienvenida" en España

  • Una debilitada Betancourt expresa su emoción al sentir el apoyo de la "familia española".

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó hoy en París su satisfacción por el encuentro mantenido en la Embajada de España con la franco-colombiana Ingrid Betancourt y recordó que los españoles y los diferentes gobiernos de España así como su diplomacia, "ayudaron, alentaron e intentaron" que la libertad "volviera a ser la palabra" en la vida de la ex rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Zapatero agradeció a Betancourt estar hoy en la Embajada y le dijo que siempre será "muy bienvenida" en España cuando quiera "ir a ver el cariño que se le tiene y la esperanza que representa para aquellos que sufren y que desean y ansían la libertad". También le deseó una vida "feliz y plena" y le aseguró que siempre estará "acompañada por los españoles".

En la misma línea, el presidente destacó que todos los españoles se sintieron felices el día en que la liberaron. "Ese día que nos emocionó explicando su liberación y ese viaje en helicóptero que quedará --dijo-- para la historia de las buenas noticias".  "También he querido agradecerle las palabras siempre cariñosas que ha tenido hacia España y a nuestra modesta tarea", agregó.  

  Por otro lado, garantizó que España va apoyar siempre como ha hecho hasta este momento "las indicaciones y los pasos" que el presidente colombiano, Álvaro Uribe, estime "más convenientes" para lograr la liberación de los secuestrados.

El jefe del Ejecutivo español se comprometió con Betancourt a "seguir en la tarea de la libertad para los que no la tienen", para lograr "un repertorio amplio en los próximos tiempos de buenas noticias a favor de la dignidad de los seres humanos, de la integridad, y de un nuevo tiempo para Colombia", dijo.

Este "nuevo tiempo" para Colombia debe pasar, según el presidente del Gobierno por "el fin de la violencia, del abuso, del secuestro y el fin del narcotráfico como medio de vida" y por "la esperanza de la libertad, de la educación, y de las posibilidades de empleo".  

En cuanto a la posibilidad de que España pueda acoger a guerrilleros de las FARC en aras de facilitar un acuerdo, dijo que no hay "previsión, iniciativa o petición" que pueda ir en esa dirección.  

Así, indicó que es una cuestión hipotética y reiteró que España está y estará al lado del Gobierno de Colombia en la lucha por la libertad de los secuestrados, por el fin de quienes pretenden matar y siempre en plena sintonía con los principios democráticos.

"Estamos a su disposición, a la disposición del presidente Uribe y cualquier eventualidad, si se produjera sería analizada en los términos que acabo de expresar".

Por su parte, una Ingrid Betancourt visiblemente débil y con una voz cansada, expresó su emoción por compartir el momento con Zapatero y reunirse con la que consideró su "familia" española. "España es nuestra familia para todos los latinoamericanos y en especial en esta tragedia del secuestro", relató.  

  "He querido venir y sentir de nuevo el apoyo y el compromiso del presidente Zapatero, de los españoles y de todos los que nos han acompañado tanto en momentos difíciles como en estos momentos de felicidad", añadió la ex candidata a la presidencia de Colombia.

En cuanto al restablecimiento de la relación entre el presidente colombiano, Álvaro Uribe y el venezolano Hugo Chávez tras meses de desencuentros, Betancourt consideró una "bendición" para todos los colombianos que se vuelvan a encontrar y destacó su importancia " para los que están en la selva". "Es una imagen de esperanza", subrayó mostrando su confianza en que pronto se van a lograr "resultados positivos".

Preguntada sobre las supuestas relaciones entre ETA y las FARC que podrían derivarse de la información contenida en el ordenador de Raúl Reyes, el número dos de las FARC abatido en una operación del Ejército colombiano, se limitó a señalar que no tuvo contacto con los miembros del secretariado y que, aunque lo hubiera tenido, "probablemente ninguna información o no la hubieran compartido". Betancourt recordó que estuvo secuestrada por comandantes de segundo y tercer rango. "Esa es una información que no tengo", declaró.

Por último, en cuanto a los réditos políticos que pueda sacar Uribe gracias a la exitosa operación del Ejército que logró rescatarla de las manos de las FARC, la ex rehén fue clara: "A Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César", replicó recordando que Uribe logró la liberación de algunos de los secuestrados y si eso le da réditos políticos es "justo".

"Creo que los colombianos tienen capacidad para analizar las cosas. En Colombia hay una democracia sólida, las instituciones están funcionando, la justicia es independiente. Yo tengo total confianza en el fortalecimiento de la democracia y me parece que si Uribe se beneficia políticamente de un éxito mayor como el que consiguió, es justo", declaró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios