Rajoy: "Los cien días de Gobierno son cien días de tiempo perdido"

  • El presidente del PP critica la falta de liderazgo de Zapatero y le exige que deje de "vivir del cuento" · Blanco proclama que el Gobierno ha actuado con "determinación, confianza y realismo" ante la crisis

Comentarios 1

Los cien primeros días del segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno han sido cien días de "tiempo perdido". Este es el catastrófico balance que hace el presidente del PP, Mariano Rajoy, de lo que va de legislatura, un tiempo en el que se ha demostrado que "el Gobierno ni gobierna, ni toma decisiones".  Tras acusar a Zapatero de de "ocultar la realidad" y de "falta de liderazgo" y exigirle que "se ponga a trabajar y deje de "vivir del cuento", Rajoy volvió a tender la mano al Ejecutivo para "salir de la crisis" con las recetas que le presentará el miércoles en La Moncloa. Diametralmente distinto es el balance de estos cien días que hizo el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, que aseguro que frente a las dificultades el Gobierno ha actuado con "determinación, confianza y realismo" plantando cara a la situación económica, "pero sin recortar prestaciones sociales como quiere el PP".

"Mañana va a celebrar, celebrar han dicho, los cien días de Gobierno... me parece una broma. Lo que tienen que hacer no es celebrar sino gobernar y trabajar. ¡Se acabó vivir del cuento!", espetó Rajoy durante su discurso de clausura de la Escuela de Verano del PP en la Casa de América de Madrid, ante diputados, senadores y eurodiputados del PP. Una intervención a escasas 48 horas de la reunión que mantendrá con el presidente en Moncloa en la que Rajoy focalizó sus críticas al Ejecutivo a través de la crisis económica, una contingencia ante la que Zapatero con su inacción no ha cumplido con "el ABC de un Gobierno responsable". 

En este sentido, acusó al Gobierno de llevar un año "ocultando" a los españoles "la realidad" sobre la situación económica que se avecinaba, confiando en la ridícula creencia de que si no se habla de una cosa "es que no existe". Una realidad económica que, según el líder del PP, ahora "ha dejado noqueado" a Zapatero y ante la que el Gobierno "está petrificado y confundido" mientras su máximo responsable económico, Pedro Solbes, "se limita a hacer disquisiciones filosóficas".

El presidente del PP recomendó a Zapatero que en el Gobierno haya "una única voz" en lo económico para "devolver la confianza a la sociedad" y le sugirió que si no apoya a su vicepresidente económico, "lo mejor que puede hacer es prescindir de él". "Los vaivenes, los cambios de criterio, las declaraciones contradictorias sólo sirven para generar la confusión, para crear muchos más problemas de los que existen en este momento y para que ya nadie confíe en el Gobierno de España", afirmó Rajoy que en todo caso se mostró optimista y confiado en que es posible salir de la crisis.

Saldremos de la crisis

"Esta situación no se arregla en un día, pero saldremos mucho mejor de ella si el Gobierno tiene la valentía, el coraje y la determinación de presentar un plan de choque", afirmó Rajoy que recordó que el PP ya salió adelante en 1996 con un panorama económico "mucho más complicado" y unas cifras macroeconómicas "absolutamente inasumibles". En este punto, avanzó que en la reunión que mantendrá el miércoles con Zapatero en La Moncloa, le presentará el amplio paquete de medidas elaboradas por el PP para disminuir los efectos de la crisis y le brindará su apoyo para superarla. 

Entre las medidas que presentará a Zapatero, Rajoy destacó la austeridad en el gasto público de todas las administraciones "empezando por el Gobierno de España", por bajar los impuestos a las pymes, ayudar a las personas a pagar sus hipotecas aumentando las deducciones del impuesto de la renta, reformas laborales, mejoras en los organismos reguladores para transmitir "sensación de independencia y confianza", reformas estructurales y desarrollar anualmente un plan de competitividad. "Si el Gobierno no quiere afrontar la situación, es su responsabilidad. Ahora hay que gobernar y no es momento de hacerse fotos, ni crear comisiones que no valen para nada". insistió.

Además, el líder del PP acusó al Gobierno de usar la política social "como arma arrojadiza" y recordó que "sin política económica, no hay política social". "Y, con su inacción, Zapatero está poniendo en peligro las políticas sociales en España", advirtió Rajoy que además lamentó que en estos cien días de Gobierno "apenas hay medidas que elogiar" y lo único que hay es "ausencia de liderazgo y una división preocupante en el área económica del Gobierno". "Son cien días perdidos", sentenció.

"Segunda etapa del cambio"

Pero en Ferraz el balance de lo que va de legislatura es, como era de esperar, bastante distinto. "La segunda etapa del cambio ha empezado a buen ritmo, vigilando la situación económica y trabajando para hacer frente a los problemas, pero sin recortar prestaciones como insinúa o quiere la derecha", afirmó José Blanco, que en rueda de prensa en la sede socialista tras la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, aseguró que en estos tiempos de dificultad el Gobierno ha hecho lo que esperábamos de él" ejecutar "con rapidez, determinación y confianza" una política coherente con sus "valores" y con "la realidad de España". 

El vicesecretario general del PSOE defendió que "no es cierto, como pretende el PP, que la necesidad de atender a la situación económica tenga que llevarnos a olvidar todos los demás temas y las demás reformas progresistas de nuestro programa" y denunció que "la derecha siempre tiene una coartada para frenar los avances sociales". Por contra, presumió de que incluso inmersos en esta difícil situación económica, el Ejecutivo "ha mantenido el incremento de las pensiones, de los salarios, de las becas, de las ayudas a la vivienda y del resto de políticas sociales, que son las que seguirán siendo la marca del Gobierno". 

"Nosotros hemos mantenido todos nuestros compromisos, entre otras cosas, porque su cumplimiento también nos hace más eficaces para superar las dificultades económicas", afirmó Blanco que también tuvo tiempo de contestar a las palabras de Rajoy cuando afirmo que el Ejecutivo no tiene nada que celebrar. "Por ejemplo, tenemos que celebrar que Mariano Rajoy sea el líder de la oposición, lo que  es una buena noticia para él y para el PSOE", ironizó el dirigente socialista que además, se comprometió a enviar al líder del PP el balance de los 100 primeros días de gobierno, porque "seguramente porque él estuvo muy atareado en la crisis de su partido y no tuvo tiempo de seguir las decisiones que se fueron adoptando por parte del Consejo de Ministros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios