El PSC pide una reforma federal de la Constitución que dé voz a Cataluña

  • El veterano Isidre Molas releva a Maragall como presidente del partido

Comentarios 1

El PSC aprobó ayer en su congreso la reclamación de una reforma federal de la Constitución que dé voz propia a Cataluña ante instituciones y organismos europeos, y que refuerce la "colaboración bilateral" a través de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat que marca el nuevo Estatut.

Esta es una de las principales aportaciones de la resolución acordada en la comisión primera del XI Congreso del PSC después de que el presidente catalán, José Montilla, se comprometiese el viernes a que el partido fuese máximo representante de Cataluña con "voz propia y autónoma".

Una de las enmiendas recogidas en la resolución primera, defendida por la consellera Marina Geli, alineada con el ala más catalanista del PSC, apuesta por una serie de "pasos" que "requieren de una reforma constitucional que incorpore en la Carta Magna los últimos avances del Estado de las Autonomías en un sentido federal", desde "la colaboración entre instancias de poder y bajo los "principios de lealtad federal".

El PSC también quiere "reforzar" la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, "manteniendo la solidaridad en el marco de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos Estado-Generalitat".

Los socialistas catalanes también quieren "reforzar" el Consejo de Regiones como segunda cámara de representación de los parlamentos regionales. Asimismo, entienden que "para que el Estado de las autonomías evolucione en un sentido más explícitamente federal hace falta que el Senado sea una cámara de auténtica representación territorial en donde poder utilizar las cuatro lenguas españolas".

En definitiva, el PSC apuesta por un "proyecto federal para España", tal como intentó defender en el pasado congreso del PSOE, entendido como tal el "reconocimiento de la identidad del otro y la cultura del pacto entre iguales y a la vez entre diferentes".

Asimismo, el PSC aprobó que las administraciones públicas garanticen que todos los inmigrantes tengan un nivel mínimo de las dos lenguas oficiales de Cataluña: el catalán y el castellano. Concretamente, proclama que los poderes públicos "promoverán la suficiencia lingüística de los inmigrantes", y declara que "el reto es entender y aceptar la diversidad en toda su complejidad". "Sólo así seremos capaces de construir esta identidad colectiva y dejar de pensar en términos de ellos y nosotros" y, al mismo tiempo, lograr mantener "los principales elementos identitarios, culturales y lingüísticos" de Cataluña, precisa este apartado de la ponencia.

El congreso del PSC se desmarcó de los postulados del PSOE en lo referente al laicismo y la energía nuclear con un discurso de perfil más moderado, en el que califica el laicismo de "instrumento de integración" y apuesta por exigir más seguridad en las centrales nucleares existentes, sin cerrarlas.

Isidre Molas, un veterano militante de primera hora del PSC, se convertirá en el nuevo presidente del partido relevando así a Pasqual Maragall, que dejó el cargo y el partido hace dos años cuando quedó descabalgado como cartel electoral del PSC en las elecciones autonómicas.

Isidre Molas i Batllori (Barcelona, 1940), actualmente vicepresidente primero del Senado y catedrático de Derecho Constitucional, ofrece un perfil que se puede interpretar como un guiño de Montilla al sector más catalanista del PSC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios