El PSC amenaza al PSOE con revisar sus vínculos si no se pacta ya la financiación

  • Los socialistas catalanes respaldarán los Presupuestos, en contra de lo especulado, pero advierten que la falta de un acuerdo en línea con el 'Estatut' antes del día 31 conllevará que la relación "no sea como antes"

Comentarios 6

Los 25 diputados con los que cuenta el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) en el Congreso de los Diputados apoyarán los Presupuestos Generales del Estado para 2009, que deben pasar de nuevo por la Cámara Baja para levantar el veto que impuso el Senado tras sumar apoyos tan dispares como los del PP y ERC. Así lo confirmó ayer el viceprimer secretario y portavoz de los socialistas catalanes, Miquel Iceta. El balón de oxígeno para el Gobierno de Zapatero esconde, sin embargo, un serio riesgo: el PSC advierte que respalda las cuentas del Estado por "responsabilidad" política, pero advierte que el 31 de diciembre sigue siendo un plazo "improrrogable" para llegar al acuerdo sobre la financiación autonómica. Y añade: si éste no se alcanza en los plazos pactados (antes de final de año), su relación con el PSOE ya "no será como antes".

Durante los últimos días se había especulado con la posibilidad de que de la reunión de la dirección del PSC surgiese un desmarque del PSOE en la votación de los PGE como protesta ante la falta de acuerdo con el Ejecutivo central sobre el espinoso capítulo de la financiación autonómica. El portavoz adjunto del PSC en el Parlament, Joan Ferran, desmintió la posibilidad alegando que "en ningún momento" se ha barajado esa opción. "Es verdad que desde verano se juega con esta posibilidad, sobre todo nuestros adversarios políticos, pero nosotros siempre hemos calculado que los PGE se tenían que votar", admitió.

Ferran venía a reiterar lo que la semana pasada adelantó el secretario de Organización del PSC, José Zaragoza, algo que despertó las críticas de sus socios de gobierno. Sin embargo, ayer Iceta, que leyó el comunicado aprobado por la dirección del partido, aseguró que, aunque la decisión de apoyar las cuentas se aprobó "por unanimidad" a propuesta del president de la Generalitat y líder del PSC, José Montilla, si se aprueban los PGE en el Congreso es "por responsabilidad" y para no perjudicar los intereses de los catalanes y españoles, cerrando así la puerta a la inestabilidad política y económica que provocaría tener que prorrogar los fondos públicos de 2008.

"Los ciudadanos se verían privados de unos Presupuestos que sirven para combatir la crisis, impulsar políticas sociales y para aumentar de forma significativa la inversión pública del Estado en Cataluña en aplicación de la Disposición Adicional tercera del Estatut", subraya el comunicado. Sin embargo, Iceta subrayó que la decisión de levantar el veto del Senado a los PGE no conlleva que den por finalizado el proceso negociador del nuevo sistema de financiación, que reclamaron debe terminar este año con un acuerdo que se ajuste al Estatut y que sea justo para Cataluña.

"El 31 de diciembre es improrrogable. El acuerdo tiene que entrar en vigor en 2009. Damos por hecho que el acuerdo tendrá lugar. Si se diera el caso, que no deseamos en absoluto, que no se alcanzar un acuerdo, si se evidenciara que el Gobierno no tuviera voluntad de cumplir con el Estatut, las relaciones entre el PSC y el PSOE no volverían a ser como antes", advierten los socialistas catalanes, que comparan el clima de relaciones actuales con el PSOE con las diferencias que expresaron en los 80 en ámbitos como el de la integración en la estructura de la OTAN.

En su opinión, entre ambas formaciones han habido discrepancias, pero señaló que ahora se trata de cumplir con "una ley básica" como es el Estatut. La decisión de apoyar los Presupuestos contó con el beneplácito del conseller de Economía, Antoni Castells, y la del ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. La ministra de Defensa, Carme Chacón, no asistió a la reunión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios