El PP abrirá más frentes de oposición, entre ellos la lucha contra el terrorismo

  • El partido que lidera Mariano Rajoy dejará de utilizar exclusivamente la situación económica como arma contra el Gobierno · Inmigración y defensa del castellano serán dos nuevos arietes ideológicos

Comentarios 1

El PP ha decidido cambiar su estrategia de oposición de forma que, además de criticar la actuación del Gobierno ante la crisis económica, abrirá nuevos frentes y recuperará otros temas estrella de la pasada legislatura, como la inmigración, la defensa del castellano o la política antiterrorista. Este último ya ha comenzado a vislumbrarse estos días con la exigencia al Ejecutivo de que disuelva de manera inmediata los ayuntamientos gobernados por ANV.

La crisis económica y la falta de respuestas del Gabinete socialista han centrado los mensajes del PP en los últimos meses. Aunque seguirá constituyendo el eje central de su discurso -máxime cuando los expertos auguran un empeoramiento de la situación en España-, el partido de Mariano Rajoy abrirá su abanico de temas de oposición, informaron a Europa Press fuentes populares.

El objetivo es comenzar la carrera electoral de las elecciones gallegas, vascas y europeas con el firme propósito de dejar claro a los ciudadanos que el PP cuenta con propuestas en todas las materias y es realmente una alternativa de Gobierno. De hecho, la dirección nacional entrará de lleno en campaña a la vuelta de Navidad, movilizando a toda la estructuras del partido.

En ese nuevo espectro de temas estarán la inmigración, la política de vivienda o la defensa del castellano, entre otros. El PP ha criticado duramente la política de inmigración que aplicó el Gobierno en la pasada legislatura con "una regularización masiva" y no quiere dejar en el olvido esa actuación, máxime cuando a su juicio puede tener consecuencias en un momento de crisis económica.

Por eso se esforzará en dar a conocer la propuesta que recientemente registró en el Congreso para reformar la Ley de Extranjería con el fin de incidir en los principios de orden y control de la inmigración y redefinir el derecho a la reagrupación familiar en España.

Otro de los temas que los populares sacarán a la palestra será la situación de la vivienda en España, donde cargarán contra la "ineficaz" gestión que, a su juicio, ha realizado en las dos legislaturas el Ministerio de Vivienda que creó Rodríguez Zapatero.

Igualmente, aprovechando las elecciones gallegas y vascas, pondrán de nuevo el acento en la defensa del castellano y criticarán la política lingüística que están llevando a cabo los gobiernos de esas comunidades, con el consentimiento de los socialistas.

La disolución de los 42 ayuntamientos del País Vasco y Navarra gobernados por ANV ha sido una exigencia constante del PP esta última semana. El PP no va a aparcar esta demanda y, de hecho, subirá el tono en las próximas semanas si el Ejecutivo socialista hace caso omiso.

Por lo pronto, la propia secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha llegado a afirmar que la voluntad del Gobierno en la lucha antiterrorista no es clara si no disuelve los ayuntamientos de ANV. Este tema parece, por tanto, que empieza a abrir una brecha en la política antiterrorista consensuada que mantienen PSOE y PP desde el comienzo de la legislatura.

Precisamente en los últimos meses algunos dirigentes del llamado sector crítico habían censuraron que la nueva dirección nacional elegida del Congreso de Valencia centrase exclusivamente su labor de oposición al Gobierno en la crisis y arrinconara temas centrales de la pasada legislatura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios