Jiménez no tiene la "sensación" de que se avecine una crisis de Gobierno

  • Aclara que nunca ha hecho campaña porque sí, sino que está a las órdenes del partido

La primera pregunta a la que se enfrentó ayer Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica, tras su intervención en Málaga en el Foro Joly no fue sencilla. ¿Se ve como ministra de Asuntos Exteriores en esa posible crisis de Gobierno de la que se habla para dentro de pocas semanas? Jiménez es una persona cercana al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y su nombre siempre suena en las quinielas para sentarse en el Consejo de Ministros. Una de las ideas que expuso es que no tiene la "sensación" de que el presidente se plantee una crisis de Gobierno. "No creo que vaya a haber cambios", dijo tras recordar que cuando esta posibilidad existe, sólo el presidente tiene en la cabeza lo que quiere hacer. "Eso no lo sabe nadie", afirmó.

Manifestó también que se siente una "privilegiada" en el cargo que ocupa, y luego dejó clara su manera de vivir la política: "Tengo mucha vocación, pero nunca he hecho campaña para nada salvo cuando el partido o el presidente me lo han pedido".

Su última idea respecto a este asunto fue una defensa del trabajo desarrollado por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. "España juega un papel internacional enormemente destacado y relevante", apuntó, y recordó la presencia de nuestro país en la Cumbre del G-20 celebrada en Washington. Su percepción sobre los ataques que recibe el ministro es distinta. "Me duele porque veo críticas más personales que otra cosa, y lo que tengo claro es que siempre lo apoyaré y trabajaré con él".

Con una dilatada trayectoria política, el nombre de Jiménez, nacida en Málaga, no sólo suena como posible ministra en el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Con una sonrisa recibió el comentario del copresidente de Cajamar, Luis de la Maza, presentador de su conferencia, de que "algunos la ven" como candidata del PSOE a la Alcaldía de la capital de la Costa del Sol. "Aquí tiene fuertes vínculos", recordó De la Maza. Jiménez utilizó las insinuaciones durante el turno de preguntas para aclarar que Málaga es su ciudad y que se siente "muy a gusto", a pesar de que la visita menos de lo que le gustaría.

Después no se anduvo con rodeos y dijo exactamente lo mismo que había expresado unos minutos antes: "Llevo muchos años en política, 25 en el PSOE, y siempre me he guiado con pasión y deber; nunca he hecho campaña para nada y mi posición siempre ha sido estar disponible para lo que mi partido vea mejor".

Aludió, además, al cargo que ocupa desde hace más de dos años y opinó que plantearse otra cosa en estos momentos "sería poco responsable por mi parte". "No hago política para cumplir mis deseos personales, sino para ser útil", insistió Jiménez.

El coloquio también sirvió para saber que Trinidad Jiménez usa a menudo su famosa chupa, la de las elecciones municipales de 2003 en Madrid, cuando fue candidata del PSOE a la Alcaldía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios