Fraga afirma que no habló "de colgar a nadie, sino de sopesar"

  • El presidente fundador del PP lamenta la interpretación "torcida" de su discurso contra los nacionalistas y el líder del BNG le disculpa por su edad y critica a Feijoo

El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, no se disculpa ni rectifica, pero matiza sus palabras. Después de levantar la polémica la semana pasada con su alusión a "colgar" a los nacionalistas, el veterano senador popular dijo ayer que se ha hecho "una interpretación torcida" de sus declaraciones, porque él no habló de "colgar a nadie, sino de sopesar" el peso de los partidos nacionalistas en la política nacional.

La semana pasada, durante su participación en el Fórum Europa, Fraga realizó una serie de reflexiones respecto al Estado en las que criticó a los partidos nacionalistas. Así, consideró "un error" haber introducido el término nacionalidades en la Carta Magna y dijo que, de ser por él, lo suprimiría. En otro momento, cuando se le preguntó por la posibilidad de limitar el peso de los nacionalistas en la política nacional, el presidente fundador del PP respondió que "habría que ponderar colgándolos de algún sitio". Cuando se le pidió una explicación más amplia, se limitó a decir que los nacionalismos "por definición, son los contrario a la defensa de España".

Fraga acudió ayer a un desayuno informativo del vicepresidente de la Xunta de Galicia, Anxo Quintana, del Bloque Nacionalista Galego (BNG), precisamente, en el Fórum Europa. Allí se le preguntó por sus polémicas declaraciones, momento en el que el fundador del PP recordó que su intervención fue un discurso en el que estaba "medida cada palabra". Después, explicó, tuvo que responder "durante media hora a ochenta preguntas", por lo que en "alguna" cabe "la posibilidad de que surgiera una interpretación torcida". "Yo no hable de colgar a nadie, sino de sopesar", sostuvo el veterano senador del PP.

Preguntado sobre si considera que sus palabras fueron desafortunadas, Manuel Fraga respondió: "Si usted tuviera que contestar cincuenta preguntas en 50 minutos, me gustaría ver cómo saldría usted..."

Por su parte, Quintana, cuando Fraga ya había abandonado el recinto donde se celebró el desayuno informativo, dijo que hubiera preferido una rectificación "clara y rotunda" por parte del presidente fundador del PP, porque hay ciertas palabras "que precisan poca interpretación". En cualquier caso, el vicepresidente gallego recordó la edad (86 años) que tiene el también ex presidente de la Xunta y señaló que "a estas alturas" no le sorprende "nada de lo que pueda decir", ni se trata de una cuestión que forme parte de sus "preocupaciones esenciales" las declaraciones polémicas que Fraga pueda realizar.

El dirigente nacionalista sí que valoró positivamente que Fraga acudiese como público a su conferencia, aunque no pudiera hablar con él, pero expresó su deseo de que en el futuro puedan seguir viéndose en mesas de diálogo y debate "y no en ningún cadalso", bromeó. Además, censuró la respuesta que a las palabras de Fraga tuvo el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijoo, a quien exigió una rectificación y una descalificación "rotunda", porque le preocupa que "el representante de una fuerza política tan importante como el PP de Galicia, ante unas declaraciones así, no se apresure a descalificarlas con rotundidad y a decir que eso no es admisible en democracia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios