La Fiscalía estudiará si las palabras del diputado de ERC contra el Rey son delito

  • Tardà agradece a Bono su reacción "ponderada" ante sus manifestaciones, pero se reafirma en que el TC está "corrupto"

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) solicitará a la Policía autonómica catalana un informe sobre las circunstancias en las que el diputado de ERC, Joan Tardà, pronunció el pasado sábado, durante un acto de las juventudes de su partido en Barcelona, las palabras "muerte al Borbón".

Así lo corroboraron fuentes de la Fiscalía General del Estado, que señalaron que el Ministerio Público ha optado de momento por no calificar jurídicamente los hechos y abrir diligencias informativas para recabar por vía oficial todos los datos. Una vez recibida la información, la Fiscalía analizará las declaraciones que Tardà hizo en ese acto, pero también tendrá en cuenta sus manifestaciones posteriores -en las que aseguró que con sus palabras quiso hacer "una crítica a la Monarquía como institución" sin referirse concretamente "a una persona física"- antes de tomar una decisión. En el caso de que se considere que las declaraciones de Tardà tienen contenido penal, el órgano competente para enjuiciarle sería el Tribunal Supremo (TS), dada su condición de diputado en el Congreso.

El protagonista de esta polémica volvió ayer a referirse a sus palabras y lo hizo a través de su blog en Internet. Tardà habló para reafirmarse en que el Tribunal Constitucional (TC) es un órgano "corrupto" por su carácter "absolutamente partidista", por lo que entiende que está "deslegitimado para tocar ni una sola coma" del Estatut.

El diputado se quejó, en este sentido, de la "descontextualización que los medios de comunicación de Madrid han hecho" de sus palabras, y explicó que éste fue el mensaje que le transmitió al presidente del Congreso, José Bono, cuando le llamó por teléfono.

Esta llamada, afirmó, la hizo por "educación y por respeto institucional", y agradeció a Bono "la ponderación de su reacción", y que no se haya dejado arrastrar "por el aquelarre montado por la derecha nacionalista española".

"Pronuncié la palabra corrupto atribuida al Constitucional -aseguró- en el sentido de que, tal y como lo interpretamos desde Cataluña, se trata de un órgano absolutamente partidista y, en consecuencia, deslegitimado para tocar ni una sola coma de un texto estatutario plebiscitado por el pueblo de Cataluña". "Los jueces -añadió- están al servicio del pueblo, y no al revés".

Del mismo modo, el secretario general de ERC, Joan Ridao, volvió a explicar que la consigna "muera el Borbón" data de 1714 y que se trata de "una proclama republicana con larga tradición", además de ser una frase pronunciada en el ámbito de la libertad de expresión y no ilícita. En esta línea, criticó la reacción del PP en este asunto, una reacción que enmarcó en una estrategia contra los republicanos, el tripartito y, por extensión, contra toda la izquierda aprovechando "cualquier pretexto". En su opinión, esos ataques "son tan desproporcionados, tan grotescos, tan exagerados y tan inquisitoriales que se desacreditan por sí solos".

Por su parte, el sindicato Manos Limpias presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado contra Tardà por la comisión de un delito de amenazas, injurias y calumnias contra el Rey y los magistrados del Constitucional. El colectivo, que calificó estas palabras como uno de los "hechos más graves de la democracia", consideró que el diputado catalán incurrió, además, en "un ofensa a los ciudadanos" dado que la Constitución "pertenece a todos".

El sindicato considera que Tardà cometió los citados delitos con el agravante de la utilización de su calidad de diputado, con publicidad y bajo el amparo de la formación a la que pertenece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios