Doce dirigentes del PP balear se sientan en el banquillo por presunta corrupción urbanística

  • Se acusa a diez alcaldes o ex alcaldes del PP de firmar documentos falsos de una asociación hípica inexistente.

Comentarios 3

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (Tsjib) fue el escenario de la primera jornada de un macrojuicio sin precedentes: en el banquillo de los acusados se sientan doce dirigentes del PP insular, entre ellos, diez alcaldes o ex alcaldes de diferentes pueblos de Mallorca. Se les acusa de haber firmado documentos certificando las actividades de una asociación hípica inexistente que sirvieron para la construcción de una edificación en suelo rústico por parte del ex alcalde de Ses Salines, Sebastià Vidal, principal imputado y para quien piden mayor pena: seis años de prisión.

Tal y como expone el Ministerio Público en su escrito de acusación, Vidal necesitaba que el Consell de Mallorca declarase de interés general la Agrupación Caballista de Ses Salines necesaria para legalizar la construcción de un chalé, una nave y otras edificaciones de su propiedad y ubicados en los terrenos de Na Fonda (Mallorca) que, supuestamente iba a ser sede de dicha asociación. Así, elaboró y firmó un documento oficial del Ayuntamiento para hacer constar que la Agrupación actuaba de manera habitual "en diversas exhibiciones, demostraciones y espectáculos de doma" desde 1995, pese a que la asociación no fue constituida ni registrada hasta 2001. 

Sin embargo, el entonces alcalde no se limitó a elaborar este documento sino que convenció a otros diez primeros ediles para realizar certificados similares que fueron incorporados al expediente de interés general. Además de Vidal, se sientan en el banquillo de acusados los alcaldes del PP de cuatro localidades, dos funcionarios de dos ayuntamientos, cinco ex alcaldes populares, un ex concejal y un de alcalde de Inca. Para todos ellos la Fiscalía solicita nueve meses de inhabilitación y diez de multa, excepto para Vidal, principal imputado, que se enfrenta a 6 años de prisión, multa de 36.000 euros y 6 años de inhabilitación, y el ex alcalde de Campos, Andreu Prohens, 3 años de cárcel y 5 de inhabilitación.

Durante su comparecencia ante el TSJIB, Vidal aseveró que su finca reunía las condiciones necesarias para ser sede de la Agrupación de Caballistas de Ses Salines, que formalmente fue constituida en 2001 pese a que ya desde "mucho antes" de 1995 realizaba sus actividades "por libre" en distintos municipios. "Pido disculpas por qué los demás alcaldes estén aquí hoy", manifestó Vidal, que reconoció haber firmado aquel documento que se sumó al expediente de interés general, y recalcó que los certificados de firmados por sus homólogos "eran absolutamente ciertos" pese a que no les explicó, dijo, la finalidad de su elaboración. 

Tal y como subrayó, antes de 2001 la entidad la formaban un grupo de amigos, entre los que se encontraba él mismo, y tras agregar que en Mallorca "no hay mentalidad para hacer un club hípico municipal", declaró que su finca contaba con condiciones para ello. Así, en relación al certificado que admitió haber firmado en 2005, apuntó que la intención era demostrar que venían actuando desde los años noventa en numerosos municipios, a petición "del presidente de la agrupación o del arquitecto, no lo recuerdo". Vidal apuntó que se llevaron a cabo reformas en la edificación, que acabó contando con un baño, una cocina y una chimenea "para hacer torradas", pero no dormitorios.

El ex alcalde de Campos, por su parte, dijo haber dado el "visto bueno" al certificado de la actividad de la agrupación "porque cada día nos encontramos con firmas sobre la mesa" y que había sido expedido por el secretario del Ayuntamiento, Sebastià Portell. Éste también admitió haber firmado el mismo documento e indicó que Vidal indicó la fecha que debía constar en el certificado, pero no le comunicó la finalidad del documento. El alcalde en funciones de Llucmajor, Joan C. Jaume, dijo que no comprobó los datos que se incluían en el expediente, pero estaba "segurísimo de que eran ciertos".

Por último, el alcalde de Santanyí, Miquel Vidal, recordó que el anterior primer edil de Ses Salines le llamó por teléfono y, sin explicarle los términos de su propuesta, le comentó que su intención era crear un club hípico en Ses Salines, por lo que le solicitó que redactase una carta donde dejase constancia de que la agrupación caballista había actuado en Santanyí en varias ocasiones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios