XX edición de los premios familia-empresa

Premios al valor empresarial y humano en tierras del Sur

  • La Cátedra BBVA de Empresa Familiar del Instituto Internacional SanTelmo entrega sus galardones a diez compañías referentes de Andalucía y Extremadura por su contribución económica y social.

Foto de familia con los representantes de las entidades galardonadas en la sede del Instituto Internacional San Telmo en Málaga. Foto de familia con los representantes de las entidades galardonadas en la sede del Instituto Internacional San Telmo en Málaga.

Foto de familia con los representantes de las entidades galardonadas en la sede del Instituto Internacional San Telmo en Málaga. / M.H

JUNTAS acumulan cinco siglos de experiencia, dan empleo a cientos de personas, contribuyen al desarrollo de los 129.000 kilómetros de territorio del sur de España, que es el lugar donde tiene sus principales campos de operaciones. Son ejemplo de orgullo de pertenencia, de compromiso con la tierra que las vio nacer, de espíritu emprendedor y de un modelo de gestión basado en la confianza. Hablamos de las empresa familiar, y más concretamente de aquellas que fueron premiadas en la XX edición de los premios que cada año otorga la Cátedra BBVA de Empresa Familiar del Instituto Internacional San Telmo y que han tenido lugar en la sede malagueña de esta institución. Concretamente, son Grupo Deportes Blaces, de Almería; López Morenas, S.L, de Badajoz; Contratas y servicios extremeños, S.A., de Cáceres; Moyseafood S.A, de Cádiz; Plasatienvase S.L, de Córdoba; Aceites Maeva, de Granada; Jamones y Embutidos Vázquez, de Huelva; Aceros del Sol, de Jaén y Sola de Antequera, de Málaga, y 4gasa, de Sevilla.El acto, al que asistieron más de doscientas personas, estuvo presidido por Francisco de la Torre, alcalde de Málaga; Juan Cano Ruano, presidente de la Cátedra BBVA de Empresa Familiar; José Ballester Llamazares, director territorial de BBVA, e Isauro Lopez Polo, miembro del Consejo de Dirección del Instituto Internacional San Telmo.

“Desde Almería hasta Badajoz, en segunda, tercera e incluso cuarta generación y en sectores muy diversos, las empresas premiadas en la presente edición generan, entre todas, más de 1.200 empleos directos y una cifra superior en indirectos y cargáis en vuestras espaldas muchos años de experiencia, más de cinco siglos”.Con estas palabras, abría su discurso José Ballesteros, director territorial de BBVA en Andalucía, Extremadura y Melilla, y recordaba el peso que la empresa familiar tiene en estas regiones. “Vuestras labor es fundamental, no sólo para la economía, sino para estrechar la brecha entre regiones y tender a unas cifras de desempleo aceptables y en línea con una sociedad más justa y equilibrada”.

Las empresas familiares representan el 90% de las sociedades anónimas y limitadas, aportan casi el 60% del PIB de España, generan el 67% del empleo privado. Recordando estas cifras, Ballesteros manifestó su convencimiento de que “la empresa familiar es la principal esperanza para reconducir nuestra economía hacia un nuevo modelo más productivo, que apueste por la innovación y la digitalización”. Y es que la adaptación a las nuevas tecnologías y la digitalización es “una necesidad y una obligación”en cualquier sector. “En un entorno cada vez más complejo, competitivo e hiperconectado, la digitalización es el vehículo que nos permitirá ser más productivos, crecer y abrirnos a nuevos mercados, conectando con potenciales nuevos clientes o mejorando en la captación del talento”, aseguró el responsable territorial de BBVA. Precisamente, en el reciente acto de clausura del curso de la Cátedra que finalizaba ayer, Ballesteros hacía especial mención a la formación y al valor del talento: “La gestión del talento humano es una de las áreas más importantes en cualquier empresa, es lo que nos permite diferenciarnos. Son las personas de nuestros equipos, que piensan, actúan y toman decisiones donde radica una de las principales ventajas competitivas de nuestras empresas”.

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, puso en valor la importancia de la empresa familiar y la necesidad de insistir en acciones formativas ambiciosas como las que viene desarrollando desde hace años el Instituto Internacional San Telmo, en sus sedes de Sevilla y Málaga.

Por otro lado, el primer edil de Málaga apuntó que “estos premios nos recuerdan año tras año la importancia que la empresa familiar tiene en España, en Europa y en todo el mundo” y puso, además, en valor, “su capacidad de resistir ante la crisis y de expansionarse”.

De la Torre calificó el evento como un “acto cargado de dignidad, importancia y prestigio, como el que merece un premio que se concede a las empresas familiares de esta zona, las cuales necesitan un impulso mayor del que hasta ahora tienen”. En este sentido, el alcalde de Málaga piensa que las administraciones públicas “debemos lograr facilitar más las cosas con mayor agilidad, prestigiar el territorio, hacer más esfuerzos en la educación en general, insistir en la innovación, y aprovechar el papel que nos brinda la sociedad digital, flexible a los retos que los tiempos van marcando”

La empresa familiar es concebida por De la Torre como “ejemplo claro de ver oportunidades y de saber aprovecharlas”.

Por su parte, Juan Cano Ruano, presidente de la Cátedra, recordó que los galardones reconocen la trayectoria y los logros de entidades de Andalucía y de Extremadura, regiones “que comparten entorno empresarial y ámbito natural”. Asimismo, mencionó el incremento del nivel que presentan las entidades premiadas año tras año. “ El desarrollo empresarial que nos muestra esta tierra del sur de España es sorprendente”, aseguró.

Para Caro Ruano, el carácter de la empresa familiar viene determinado por una “ilusión emprendedora, irrepetible y altamente valiosa”. Asimismo, “asume los riesgos de una manera genuina, con gran capacidad y su toma de decisiones está exenta de burocracia, lo que le otorga una eficacia tremenda”. Cano Ruano hizo hincapié en la contribución “permanente” a la economía local y en sus beneficios sociales, alegando que “la empresa familiar es la que más fija la población al territorio y la que menos conflictividad presenta”. Entre sus desafíos, mencionó la digitalización, innovación y la contiuidad, así como el reto de aumentar su dimensión y la profesionalización. En este último sentido, Cano recordó que la Cátedra BBVA de Empresa Familiar del Instituto Internacional San Telmo tiene entre sus objetivos aunar valores empresariales y familiares, porque “si no hay valores, no hay empresas”.

Finalmente, el presidente de la Cátedra animó a los presentes a “cuidar extremadamente el equilibrio entre el sentimiento y la razón, entre el factor humano y el económico”, e hizo hincapié en la prioridad de “separar lo fundamental de lo accidental” y de “descubrir lo positivo dentro de lo negativo”.

Los premios de la Cátedra BBVA de Empresa Familiar del Instituto Internacional SanTelmo suponen un hito dentro de una programación de actividades que abarca, además, el curso Fundamentos de la Empresa Familiar, visitas a entidades, seminarios, conferencias y servicios documentales, entre otras.

La Cátedra BBVA de Empresa familiar nace en 1995, como parte del Instituto Internacional San Telmo, con el objetivo de investigar y realizar actividades formativas que profundicen en las características y problemáticas específicas de estas empresas, ayudándolas a afrontar algunos de los problemas que le son propios, como la sucesión y el conflicto de intereses Familia-Empresa. La formación de “buenos dueños” es el objetivo prioritario de la Cátedra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios