Los carburantes desbocan la inflación

  • La carestía del crudo, que ayer superó los 147 dólares, y la incidencia de la huelga de los transportistas en los precios de los alimentos frescos sitúan el IPC de junio en un 5% · Solbes habla de moderación tras el verano

Trece años. Ese es el tiempo que hacía que la inflación no se situaba a niveles del 5%, justamente la tasa que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), alcanzó al cierre de junio, tras repuntar seis décimas -el alza más acentuada en ese mes desde 1993-. Esa evolución no hizo más que constatar el daño que el fuerte encarecimiento de los carburantes y de algunos alimentos está haciendo al bolsillo de los españoles. Así lo reconoció ayer el propio ministro de Economía, Pedro Solbes, quien subrayó la incidencia de la cotización del petróleo -se ha duplicado en 12 meses y ayer marcó un nuevo récord, al superar los 147 dólares en Europa- en el primero de esos productos y de la huelga de los transportistas en los segundos. La culpabilidad de ambos factores quedó patente en la inflación subyacente que, al no tener en cuenta los productos energéticos ni los alimentos frescos, se mantuvo en el 3,3%, casi dos puntos por debajo del índice general.

De acuerdo con los datos del INE, el grupo más inflacionista de los 12 que componen la cesta de la compra fue el transporte, pues avanzó en términos mensuales un 1,9%; esa proporción se eleva al 10% si la comparación se establece con junio de 2007. A ello contribuyó, lógicamente, la subida del combustible en un 4% (un 24,6% respecto al mismo mes del pasado ejercicio). En el segundo puesto del podio se colocaron los alimentos y la vivienda, que en junio fueron un 0,6% más caros que en mayo, de modo que en 12 meses han escalado un 7,2% y un 6,9%, respectivamente.

A continuación se situaron los grupos de hoteles, cafés y restaurantes (0,5%), otros bienes y servicios (0,4%), ocio y cultura (0,4%), menaje (0,3%), bebidas alcohólicas y tabaco (0,1%) y medicina (0,1%). En el polo opuesto figuraron vestido y calzado, cuyos precios bajaron un 0,8%, y las comunicaciones y la enseñanza, donde se mantuvieron invariables.

En cuanto a las rúbricas que, dentro de esas categorías, padecieron más la inflación, las estadísticas de junio apuntan a las patatas (6,1%), el pescado (4,2%), el transporte público interurbano (3,5%) y el transporte personal (1,8%). En términos interanuales, la palma se la llevaron la leche (23,6%), los huevos (13,4%), el pan (11%) y, otra vez, el transporte público interurbano (10,8%).

El IPC se elevó el mes pasado en todas las comunidades autónomas, alcanzando las cotas más significativas en Castilla-La Mancha y Aragón, con un 5,6% y un 5,5%. Por el contrario, la tasa más moderada se dio en Ceuta (4,5%). En Andalucía, aunque los precios subieron una décima menos que a nivel nacional, el registro interanual fue idéntico, siendo las provincias peor paradas Almería y Córdoba (ver gráfico superior).

Pese al notable repunte de la inflación, España logró mantener su diferencial con la Zona Euro en 1,1 puntos. Solbes insistió ayer, a este respecto, en que el alza de los precios es un fenómeno internacional y auguró una moderación tras el verano, siempre que el petróleo no dé ninguna "sorpresa". La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) cree que el IPC alcanzará el 5,7% en agosto, para ir disminuyendo a partir de ese mes y acabar el ejercicio en una media del 4,8%. Estos mismos cálculos, realizados con un barril de crudo en torno a los 140 dólares, señalan que en 2009 la inflación alcanzaría una tasa anual del 3,6%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios