Sacyr logra oxígeno con la venta de su filial de autopistas a Citigroup

  • El grupo constructor traspasa Itínere por 7.900 millones a un fondo del banco estadounidense, con lo que reduce la deuda un 37% hasta 12.500 millones · Sigue negociando su salida del capital de Repsol

Sacyr Vallehermoso tomó ayer una salvífica bocanada de oxígeno financiero con la venta de su filial de gestión de concesiones de autopistas Itínere a un fondo del banco estadounidense Citigroup por 7.887 millones. El acuerdo entre el grupo español y el americano -que la semana pasada fue rescatado por el Gobierno de EEUU ante las fuertes pérdidas por su exposición a las hipotecas basura- se filtró oficiosamente en septiembre pasado y ayer fue formalizado y anunciado por la empresa que preside Luis del Rivero.

Esta operación, que se cerrará a lo largo de 2009, permite a Sacyr reducir su deuda hasta los 12.476 millones, es decir, un 37% menos que los 19.726 millones con los que inició el año. El precio de venta se desglosa en 2.874 millones por los fondos propios de Itínere y otros 5.013 que se corresponden con el endeudamiento de esta filial. Esta última cantidad representa la segunda mayor partida de toda la deuda del grupo.

Pese a esta venta, que le permite hacer frente a los próximos vencimientos de la deuda, Sacyr sigue negociando la venta de su participación del 20% en Repsol, según aseguró ayer la directora general de la compañía, Ana de Pro. La deuda asociada a la compra de ese paquete en 2006 es la principal partida del pasivo de Sacyr, en concreto 5.143 millones prestados por 48 bancos. Paralelamente, la directiva negó que en este proceso de desinversiones estén incluidas otras filiales como la de servicios y energía Valoriza, o la de gestión de patrimonio inmobiliario Testa.

Las acciones de Itínere fueron las que más subieron ayer en el mercado continuo español, un 13,35% hasta 3,82 euros, mientras que las de Sacyr se anotaron un leve 0,79%, hasta 7,62 euros. Pese a esta fuerte revalorización, los títulos de Itínere no alcanzaron el nivel ofrecido por Citigroup, 3,96 euros, que representa una prima del 17,5% respecto al cierre del pasado viernes.

La confirmación de que el proceso de salida de la petrolera sigue en marcha indica que Sacyr seguirá reduciendo su deuda.

La operación incluye un acuerdo de venta posterior de determinados activos de Itínere por parte de Citigroup a la española Abertis cifrado en 621 millones. Esta última empresa, controlada por ACS y La Caixa, ya ha cerrado la financiación de esta compra con seis bancos. En concreto, adquirirá el 50% de Avasa (AP-68 Bilbao-Zaragoza), el 50% de Rutas del Pacífico de Chile y el 75% de la concesionaria también chilena Elqui. Además, la propia Sacyr se compromete a comprar a Citigroup un conjunto de activos de construcción y de concesiones que están en su estado inicial por 450 millones. Con ello, la compañía constructora creará una nueva filial de concesiones integrada por 24 activos distribuidos en 5 países, incluida España.

Itínere, que gestiona 19 concesiones en España, Chile y Brasil, es la filial más rentable de las cinco divisiones de Sacyr, ya que hasta septiembre de este año aportó el 41% del beneficio antes de intereses, impuestos y amortizaciones (ebitda): 348 millones de los 808 registrados. Y ello pese a que su aportación a la cifra de negocios del conjunto de Sacyr sólo representa el 10,8%, esto es, 480 millones sobre 4.420 millones en los nueve primeros meses del año. Además, Itínere es el área que más flujo de caja (dinero en efectivo) ha aportado al grupo: 151 millones, el 30% del total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios