Piquetes y atascos en los accesos a las grandes ciudades

  • Los camiones provocan colas kilométricas en la M-40 y en las entradas a Barcelona y Valencia · El combustible escasea en el 50% de las gasolineras catalanas y el 15% de las madrileñas

Piquetes, atascos y temor al desabastecimiento. Sobre esos tres ejes giró ayer la primera jornada de huelga en el sector del transporte de mercancías por carretera. Desde primera hora de la mañana la protesta se notaba en las principales carreteras españolas, con retenciones kilométricas en las vías de acceso a Madrid, Valencia, Barcelona o Bilbao por efecto de los cientos de camiones que circulaban a baja velocidad y que bloqueaban carriles y centros de distribución, además del colapso en los pasos fronterizos de La Junquera e Irún, donde los piquetes bloqueaban los convoyes.

Éstas son las primeras consecuencias colaterales de un paro que podría dejar desabastecidos los mercados. Si la huelga se prolonga, los posibles efectos podrán apreciarse a partir de mañana o el jueves en productos como la carne, lácteos, frutas y verduras. Por no mencionar las gasolineras, que en algunos puntos incluso tuvieron que cerrar. Fue lo que ocurrió en Puertollano y Almagro, o en Barcelona, donde sólo quedaba combustible en el barrio de Poble Nou y en las zonas industriales de la Ciudad Condal. En toda Cataluña la situación era crítica, con el 50% de las estaciones de servicio a punto de quedar desabastecidas, igual que el 15% de las madrileñas.

Mientras, los principales mercados centrales de Madrid y Barcelona (Mercamadrid y Mercabarna) disponen de abastecimiento para los próximos días pese a la huelga, en parte gracias al acopio realizado durante la semana pasada, según han informado portavoces de ambos centros.

En Madrid, la M-40 registraba por la mañana hasta 20 kilómetros de tráfico lento y retenciones en los alrededores de Mercamadrid, donde agentes de la Policía Nacional tuvieron que disolver un grupo de piquetes informativos que cortaban la entrada. En el País Vasco, en el paso con Francia, los piquetes bloqueaban el paso a los camiones, a los que obligaban a permanecer en el arcén, y los que intentaban continuar su camino, sobre todo portugueses y españoles, eran agredidos con piedras. Además de en La Junquera, las protestas alcanzaron Barcelona, donde un centenar de manifestantes cortaron el tráfico y realizaron una marcha lenta que provocó retenciones en la zona y colapsó todo el tráfico.

En Valencia, los piquetes bloquearon la salida de camiones en las áreas de servicio de la Font de la Figuera, uno de los nudos de comunicaciones más relevantes de la región al centralizar el tráfico de vehículos pesados hacia Madrid y Alicante. Además, a primera hora de la mañana hubo marchas de protesta en el Puerto de Sagunto y Castellón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios